INTELIGENCIA EMOCIONAL Y SU LADO OSCURO

Comparte en redes sociales

[Img #41252]“Los verdaderos oyentes empáticos hasta pueden oír lo que se dice en el silencio. Lo más importante en la comunicación es oír lo que no se está diciendo”

 

 Peter F. Drucker.

 

Sabemos de los beneficios que nos aporta la inteligencia emocional. Desde que se publicó el bestseller en 1995 de Daniel Goleman,  la inteligencia emocional, se nos ha planteado como una solución importante a los problemas personales y sociales. Nos lleva al bienestar emocional y enseñar a manejar las emociones nos traerá consecuencias muy positivas, pero debemos tener en cuenta que también tiene su lado oscuro…

 

Debemos ser conscientes de que si vamos a enseñar inteligencia emocional a los niños, en los centros escolares, hay que considerar cuáles son los valores que se asocian a ella y dónde es realmente productiva y útil. Muchas son las personas que perfeccionan sus habilidades emocionales para manipular a otros.

 

 

Cuando una persona utiliza el liderazgo en inteligencia emocional, puede aprovecharse que sus conocimientos para sobrevivir a costa de los otros. Un líder que utiliza sus valores y que no están en sintonía con los nuestros, puede robarnos nuestra capacidad de razonar. Un líder que domina las emociones puede provocar resultados catastróficos.

 

Entrenar las emociones y educarlas, hace que mejoren las habilidades  y convertir la inteligencia emocional en un arma poderosa para manipular. Muchas veces, al interactuar con otros, se pueden controlar las emociones propias y con ello, ocultar los verdaderos sentimientos. Es probable que existan personas que al saber lo que sienten los demás, se den la maña para dañar su fibra sensible e incluso motivarlos para que actúen en contra de sus propios intereses utilizando la manipulación.

 

Tenemos ejemplos claros de persuasión como Hitler, que basaba su capacidad de oratoria en anular a cualquier pensamiento crítico que fuera en contra de su ideología. Se ha demostrado que cuando un líder carga de emoción su discurso, el público recuerda mucho menos su contenido, es lo que se conoce como “efecto asombro”. Es decir, cuando un líder “nos asombra” con una charla cargada de emoción, ensombrece el contenido, sin prestarle atención ni analizar lo que está diciéndonos en el discurso.

 

Es importante saber que el aprendizaje de la gestión de la emoción, debe ser bien enseñada y bien aprendida para su puesta en práctica. Es evidente después de leer el ejemplo Hitler, observar los peligros que entraña despreciar todo el daño que puede hacerse con su aplicación desmedida sin una educación correcta. Cuando se aprenden las técnicas de la gestión de la emoción, se abona el terreno para hacer el bien, por supuesto, pero también si se quiere, puede aprenderse a manipular a los otros con fines egoístas. Cuando una persona aprende a controlar y a ser consciente de sus propias emociones, puede disuadir con facilidad, puede mentir, puede camuflar en su sonrisa un sentimiento de odio o incluso otras emociones.

 

Las habilidades emocionales se deben potenciar como herramientas instrumentales utilizadas para lograr nuestras metas. Siempre he sido y soy partidaria de la enseñanza de las habilidades emocionales desde la infancia en las escuelas de una forma reglada. Para ello es necesario conseguir una buena formación emocional adecuada, encauzando a los niños hacia el buen uso de las emociones.

 

Actualmente esto es posible porque existe otro lenguaje denominado lenguaje corporal o no verbal. Las personas expertas en inteligencia emocional, son preparadas para saber interpretar todos estos signos, por ello, pueden acceder a teatralizar este tipo de emociones. Para un experto en comunicación no verbal, seguramente no le pase desapercibido cada micro gesto ocultado o reprimido, pero para las personas de a pie, es muy probable que puedan confundir los amables comportamientos, de las personas que saben camuflar perfectamente todas estas señales.

 

La comunicación no verbal es un lenguaje inevitable. Se puede comunicar a través de gestos faciales o movimientos corporales que llegan a nosotros en forma de mensajes no conscientes. Todos las utilizamos porque van impresas en el comportamiento desde que nacemos.

 

Una persona que maneje perfectamente las habilidades de la comunicación no verbal, como los denominados “trepas” por ejemplo, que dejan constancia de su obsesión por el éxito, a costa de pisar a los demás, han aprendido una inteligencia emocional que la utilizan para manipular o persuadir a los que le rodean y llegar a sus metas indemnes.

 

Los políticos son preparados por expertos en comunicación no verbal para dar una imagen perfecta de cara a los ciudadanos. De esta forma gestionan sus movimientos para su interés personal y político, ocultando o mostrando según les interese en cada situación.

                                                                                                                

Es necesario saber el daño que puede producir la inteligencia emocional en manos de personas desconsideradas, por lo que debemos rodearnos de profesionales que enseñen a gestionar de manera correcta las emociones así como los beneficios que entrañan las habilidades de la inteligencia emocional.

 

Un abrazo intenso.

 

 http://inteligenciaemocionalkarolbeko.es/  

 

 https://www.facebook.com/consultainteligenciaemocional


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.