El proyecto del World Pádel Tour cumplía las condiciones del Consorcio

Comparte en redes sociales

El Gobierno de Extremadura ha hecho público el proyecto elaborado por los organizadores del World Pádel Tour 2015, que estaba previsto que se celebrase en el Anfiteatro Romano de Mérida (se adjunta plano del proyecto).

“Se trata de un proyecto modélico que cumplía todas las condiciones impuestas por la Comisión Delegada del Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida, acotando todo el montaje a la zona de la arena del anfiteatro y sin afectar en ningún momento al entorno patrimonial”, señala el gobierno extremeño.

 

La Comisión Ejecutiva del Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida aprobó por unanimidad en su reunión del 11 de febrero de 2015 “emitir informe favorable condicionado” a la celebración del World Pádel Tour 2015 en el Anfiteatro Romano de Mérida (se adjunta documento).

 

Según el acuerdo del Consorcio, la autorización definitiva debía concederla la Comisión Ejecutiva del propio Consorcio. Para ello la Comisión Delegada había elaborado un riguroso protocolo de seguridad que ya estaba incorporado al proyecto que la empresa organizadora había hecho llegar al Consorcio de la Ciudad Monumental (ver en el plano).

 

Además, se establecía que de cada entrada vendida por el promotor de World Pádel Tour, un euro iría destinado al Consorcio de la Ciudad Monumental. Las estimaciones preveían la afluencia de en torno a 10.000 espectadores durante los días de la prueba y una repercusión económica de en torno a dos millones de euros de euros.

 

Los responsables de la Comisión Delegada trasladaron en diversas reuniones ese protocolo de seguridad a los organizadores del evento, del que en todo momento se hizo un seguimiento técnico para garantizar que este evento deportivo fuera perfectamente compatible con la conservación y la difusión del monumento.

 

PROTOCOLO DE SEGURIDAD

 

El protocolo de seguridad, aceptado e incorporado por los organizadores en su proyecto, incluía que las gradas supletorias no podían ir ancladas ni recostadas en las gradas originales del monumento.

 

Las gradas supletorias estarían en la arena del anfiteatro, adaptándose a la forma del monumento y es ahí donde tendrían sus puntos de apoyo. Su altura máxima, de dos a dos metros y medio, tenía que respetar la visual del graderío original que en todo momento quedaría libre de gradas superpuestas.

 

Además, la pista deportiva se tenía que instalar en el foso de la arena, pero sobre un escenario que restablezca la cota de uso del suelo del Anfiteatro y todas las intervenciones serían reversibles, como en el resto de actuaciones realizadas hasta ahora en este recinto histórico.

 

Por su parte, el público accedería por los vomitorios que se utilizan en la actualidad y que están perfectamente acondicionados, al igual que todas las zonas de paso que serán habilitadas con las máximas garantías de seguridad y señalización. Todos los espacios de gradas romanas que no están restaurados actualmente quedarían fuera del acceso del público.

 

Además, la maquinaria pesada tenía vedado el acceso, por lo que el material necesario se instalaría por medio de una grúa externa. Todos los trabajos de montaje y desmontaje se llevarían a cabo bajo la supervisión de los técnicos del Consorcio.

 

Durante la celebración del torneo, la organización tenía que disponer de personal suficiente que asegurase que el público respetara los lugares no accesibles del monumento.

 

El Gobierno de Extremadura respeta la opinión particular de alguno de los 22 técnicos del Consorcio, y demuestra con documentos que sí ha existido en todo momento el seguimiento técnico que requiere un evento de estas características.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.