“La gran prostituta”. Siete mujeres historiadoras abordan los tópicos de la Iglesia

Comparte en redes sociales

Esta obra, escrita por siete mujeres, todas ellas historiadoras pero no todas católicas, pretende aclarar desde el punto de vista histórico algunos estereotipos muy difundidos en la historia de la Iglesia. No tiene una intención apologética sino histórica, de rectificación de aquellos tópicos que parecen haber sustituido la realidad de lo que concierne a la historia de la Iglesia y que han contribuido también a deformar su identidad pública.

El título de este libro “La gran prostituta”, se refiere a la forma injuriosa que utilizan los críticos de la Iglesia para llamarla desde hace siglos. Temas como la inquisición, el antisemitismo, el matrimonio cristiano, el papel de la mujer, el celibato eclesiástico, el protestantismo, la relación entre ciencia y fe, y el sentido del sufrimiento, son tratados con un lenguaje sencillo y divulgativo para llegar a los no especializados, aquellos que, en definitiva, son víctimas de los tópicos sobre la Iglesia.

 

Esta obra, de 335 páginas y un precio de 16,50 euros, ha sido coordinada por Lucetta Scaraffia y cuenta con la participación de Sylvie Barnay, Sandra Isetta, Anna Foa, Margherita Pelaja, Giulia Galeotti y Cristiana Dobner.

 

Lucetta Scaraffia explica que todas ellas han intentado escribir una serie de ensayos informados y científicamente documentados, pero divulgativos, con una bibliografía mínima, “precisamente para no alcanzar a los no especializados, aquellos, en definitiva, que son víctimas de lo políticamente correcto sobre la Iglesia”. El trabajo de estas siete mujeres historiadoras “quiere depurar las opiniones que se basan en prejuicios, porque pensamos que sería mejor para todos que el debate sobre la valoración de la acción y la tradición teórica de la Iglesia católica se desarrollara partiendo del conocimiento compartido de la verdad histórica”.

 

La coordinadora de la obra subraya que, de esta forma, se limpiaría el terreno “de polémicas y acusaciones endebles, y podríamos medir efectivamente ideas y valores contrapuestos en un clima de diálogo y de conocimiento mutuo”, señala Lucetta Scaraffia.

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.