El sector fundacional en Extremadura atiende a cerca de 170.000 personas

Comparte en redes sociales

El sector fundacional en Extremadura atiende a un total de 169.696 personas en la región y emplea a 1.123, lo que representa el 0,6 por ciento del empleo dentro de este ámbito a nivel nacional. En términos económicos, el valor añadido bruto (VAB) de dicho sector en la región es de 72 millones de euros, lo que supone el 2,3 por ciento del VAB en todo el territorio nacional, que alcanza los 3.058 millones de euros.

[Img #43279]En cuanto a sus objetivos, éstos van desde la asistencia a personas en riesgo de exclusión, la defensa del medio ambiente, el otorgamiento de becas, la formación de colectivos, la atención y defensa de las personas con discapacidad o el desarrollo de la investigación, entre otros.

 

Los datos, los ha dado a conocer el director general de la Asociación Española de Fundaciones, Silverio Agea, en Mérida, donde también ha puesto de manifiesto las “reivindicaciones” que demandan estas instituciones para fomentar “la participación de la sociedad civil” de cara a las elecciones autonómicas y municipales.

 

A nivel nacional, ha explicado, hay unas 8.000 fundaciones “activas, que emplean a más de 200.000 personas y que atienden a casi de 30 millones de beneficiarios”.

 

Del mismo modo, el volumen de ingresos de mueven está en torno a 7.300 millones, aproximadamente, de los cuáles, “tan solo un 14 por ciento procede del sector público, mientras que más del 80 por ciento es presupuesto privado”, ha sentenciado.

 

De ahí, que una de las principales propuestas de la asociación, sea aumentar las deducciones en el IRPF por las donaciones realizadas a entidades sin fin de lucro, ya que de esta forma, se “incentivaría” la participación del ciudadano en la aportación de fondos a dichas instituciones.

 

DEDUCCIONES FISCALES Y REGISTRO ÚNICO

 

Para Silverio Agea, el país está “en el buen camino” tras la aprobación de la última reforma fiscal, en el sentido de que se ha conseguido incrementar en cinco puntos las deducciones que se realizaban hasta ahora.

 

De esta forma las deducciones a las personas físicas han pasado del 25 al 30 por ciento y del 35 al 40 por ciento en el caso de las empresa. Además, “si el compromiso es plurianual, este porcentaje aumenta otros cinco puntos”, ha explicado.

 

“Es un paso importante”, ha señalado el director general, que ha asegurado que la mayor satisfacción viene tras la introducción del concepto de “micromecenazgo”, porque, en la actualidad con la reforma, de los primeros 150 euros anuales, se puede desgravar el 75 por ciento.

 

No obstante, las demandas de AEF pasan porque las deducciones se sitúen a niveles de Francia, por ejemplo, donde están en torno al 70 por ciento en el caso de las personas, mientras que para las sociedades y empresas, piden una deducción del 50 por ciento.

 

Además, ha pedido que ese 75 por ciento se convierta en el 100 por cien, “porque eso lo aprovechan muy bien las fundaciones para crear y fidelizar sociedad civil en torno a las mismas”.

 

“Es más fácil, decirle a un ciudadano dóneme 150 euros que no le cuesta nada fiscalmente hablando, porque se le devuelve todo en su declaración, que te desgraven el 75 por ciento, solamente”, ha puntualizado.

 

En este sentido, serían una buena medida, ha añadido Agea, para “fortalecer” la participación de los ciudadanos, y conseguir de esta forma, “que haya más recursos en favor de estas organizaciones y, por ende, se atienda mejor, los fines de interés general”.

 

Por otra parte, ha reclamado también la necesidad, de crear a nivel nacional un “protectorado y un registro único” para gestionar toda la información y datos de las fundaciones, similar al que ya existe en Extremadura.

 

Esta figura, ha insistido, es importante porque ofrecería “transparencia” a la gestión de estas instituciones, al facilitar el acceso a la sociedad civil del volumen de información que generan.

 

PAPEL FUNDAMENTAL

 

Agea ha destacado la labor que realizan las fundaciones, especialmente, en un contexto de crisis cuando son “más necesarias que nunca”, ya que desarrollan un papel “fundamental para la cohesión social o para equilibrar esa atención necesaria a los fines de interés general”, en palabras del director general, “sería impensable una comunidad como Extremadura, o un país como España sin las fundaciones”.

 

En este sentido, ha explicado la “triple dimensión” que cumplen estas organizaciones, en tanto y cuanto, atienden a las necesidades de la sociedad, pero son también “operador económico y empleador”, así como un “canal de participación que se articula para dar respuesta a las problemáticas de la ciudadanía”.

 

La directora de Relaciones Institucionales y Asesoría Jurídica de la AEF, Isabel Peñalosa, ha propuesto “promover la participación de la sociedad civil y contribuir a incrementar la financiación privada de las entidades sin fin de lucro, mediante la implementación de deducciones en el tramo autonómico del IRPF por donaciones realizadas a entidades sin fin de lucro acogidas a la Ley 49/2002

 

Asimismo, “es necesario”, según la directora de Relaciones Institucionales, “unificar criterios, simplificar los procedimientos y hacer del registro de fundaciones uno de los principales instrumentos de la transparencia del sector”. Con este objetivo, la AEF propone “la racionalización de la actividad administrativa sobre el sector fundacional y la mejora de su transparencia”.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.