Un extremeño evacuado de Nepal: “Corrí 45 minutos en shock, vi cabezas, brazos, ríos de sangre”

Comparte en redes sociales

“El coche saltó, yo me metí en una casa con el coche empotrado, mi conductor no salió y mis compañeros tampoco. Corrí unos 45 minutos en shock hasta el aeropuerto, vi cabezas, brazos, ríos de sangre y gente muy preocupada, toda la ciudad está en el suelo”.

[Img #43481]Así relata Jonathan Herranz, extremeño de 27 años residente en Barcelona, su experiencia en el terremoto que le tocó vivir el pasado sábado en Katmandú, cuando se dirigía en coche al aeropuerto después de 19 días en Nepal, para continuar en Japón el viaje de seis meses que tenía previsto hacer. “Mi viaje ha terminado ya porque psicológicamente no me encuentro bien”, ha relatado a los periodistas en el aeropuerto de Nueva Delhi.

 

Herranz ha llegado a India junto con otros 35 españoles, los primeros en ser evacuados de Katmandú en un vuelo comercial de la aerolínea india Spicejet. Y tras la experiencia brutal del terremoto, ha denunciado que las autoridades nepalíes los han tratado “como a perros”. Según ha dicho, adultos y niños han estado “50 horas encerrados en un aeropuerto”, sin mantas en una pista incluso bajo la lluvia y con “mucho frío”.

 

Sólo tenían prioridad –según ha asegurado– los indios y los chinos, incluso las autoridades nepalíes “metían presión con escopetas” para poder sacarles del país. En el aeropuerto “cada botella de agua costaba 10 euros” y las autoridades sólo les dejaban abandonar las instalaciones si pagaban un nuevo visado.

 

Por eso y porque la ayuda que ha llegado al aeropuerto no ha empezado a notarla aún la población –dice que a los nepalíes sólo les dieron una botella de agua y un solo día–, Herranz ha cargado duramente contra el Gobierno nepalí, al que ha calificado directamente de “asqueroso”: “Es la peor escoria que he visto en mi vida, no recomiendo a nadie que vaya a ese país”.

 

En cambio, ha afirmado sentirse “orgulloso” del Gobierno español, que les ha sacado del país, a pesar de que no todo ha sido fácil con las autoridades españolas. “Por lo menos me saca y no intenta robarme como han hecho ellos, que, literalmente, nos han robado”, ha dicho.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.