UGT y CCOO creen que la situación de Acorex es peor que al principio por la desconfianza

Comparte en redes sociales

Los sindicatos UGT y CCOO en Extremadura consideran que la situación de Acorex es ahora “peor que al principio” pese a la rebaja del número de trabajadores afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado por la empresa, que afectaría a 101 de sus 193 empleados, es decir, 17 menos que en el anterior planteamiento.

El secretario general de UGT Extremadura, Francisco Capilla, ha señalado que asimismo hay “más incertidumbre” que antes sobre el futuro de la agrupación de cooperativas, debido a que el principal problema al que se enfrenta es de “desconfianza”, de lo cual responsabiliza al presidente extremeño, José Antonio Monago.

 

Y lo hace por dos motivos. Por un lado, al considerar que el presidente de la comunidad ya se debería de haber reunido con todas las cooperativas para tratar de buscar una solución al principal grupo agroalimentario de la región.

 

Y, por otro, por tratar de “comprar voluntades” dentro de Acorex “con dinero público”, en referencia a los 17 millones de euros invertidos por la Administración regional en los dos años y medio últimos.

 

Capilla ha expresado que los representantes sindicales están “muy preocupados” con la situación de Acorex.

 

 simismo, ha remarcado que teme que la “pasividad” del Gobierno regional lleve al “peor camino” que puede tomar el grupo, que es el de entrar en preconcurso de acreedores, lo que paralizaría la situación durante tres meses y no se pueda resolver hasta una vez que hayan pasado las elecciones autonómicas del 24 de mayo, según ha explicado.

 

Por ello, espera que el nuevo Gobierno regional que surja tras los comicios “coja las riendas” de Acorex y saque al grupo empresarial de la situación en la que se encuentra.

 

MONAGO, RESPONSABLE “POR ACCIÓN Y OMISIÓN”

 

Por su parte, el secretario general de CCOO en Extremadura, Julián Carretero, ha insistido en que esta situación es fruto de una “cadena sucesiva de despropósitos”, de los cuáles también responsabiliza en primer término al presidente regional, tanto “por acción como por omisión”.

 

En primer lugar porque los fondos públicos invertidos en el grupo no han servido para mejorar su gestión, dado que no se han puesto “mecanismos” para controlar qué se ha hecho con esos 17 millones de euros de todos los extremeños. Por otro lado, por permitir que el grupo haya sido “manipulado” desde “dentro y desde fuera” por “gente que no representa” a la propia Acorex.

 

Por todo ello, ha dicho que espera que esta gestión “pase factura” en las urnas a quienes han sido responsables de la situación de Acorex si bien ha expresado que el principal objetivo de los sindicatos en estos momentos se centra en reducir en lo posible el número de empleados afectados por el ERE, así como en garantizar las mejores condiciones posibles para los que sean despedidos.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.