La Diputación ha destinado 18.000 euros al colectivo ‘Arca de Noé’

Comparte en redes sociales

La Diputación de Badajoz ha destinado 18.000 euros desde el año 2008 en subvenciones a la asociación ‘Apatyrs-Arca de Noé’ de ayuda al toxicómano y su reinserción social.

Este dato ha sido destacado este jueves por la diputada de Bienestar Social, Bibiana Frutos, que ha visitado las instalaciones  del colectivo para conocer in situ sus programas de asistencia y rehabilitación de drogodependientes.

 

A través de la convocatoria anual de subvenciones destinadas a proyectos que contribuyan al desarrollo de la acción social en la provincia, la Asociación para Ayuda al Toxicómano y su Reinserción Social ‘Apatyrs – Arca de Noé’ ha recibido de la Diputación Provincial desde el año 2008 un total de 18.000 euros.

 

Las anualidades y partidas han sido, en 2008, un total de 2.000 euros, 1.500 euros en 2010, 2.500 euros en 2011, 3.000 euros en 2012, 3.000 euros en 2013, 3.000 euros en 2014 y 3.000 euros en 2015, según informa en nota de prensa la institución provincial.

 

ASISTENCIA DEL DROGODEPENDIENTE

 

Según sus estatutos, ‘Apatyrs’ persigue la asistencia y rehabilitación del drogodependiente (incluye a toxicómanos, alcohólicos, penados en cumplimiento alternativo y ex reclusos), así como su reinserción social o la aplicación de programas de intervención y prevención en materia de salud mental y conductas adictivas.

 

También busca evitar la marginación al proporcionar una formación cultural básica a través de la alfabetización de niños y adultos; la atención a personas en situación de riesgo o exclusión social, o la lucha contra la exclusión; una atención que se extiende al pueblo gitano, inmigrantes y a la lucha contra la pobreza y la promoción del voluntariado social.

 

La diputación ha explicado que el objetivo general de su proyecto o programa global de formación para la integración social y el desarrollo personal de los usuarios del Centro de Rehabilitación ‘Arca de Noé’ es facilitar al individuo herramientas que le permitan “a nivel de pensamiento, sentimiento y conducta” lograr cambios de actitud y de hábitos “con el fin último de que se mantenga abstinente, productivo, fuera de la delincuencia y adaptado a un contexto normalizado”.

 

Todas las actividades que se desarrollan dentro de la comunidad terapéutica o de rehabilitación, forman parte de un programa más amplio, que atiende de manera integral y desde un enfoque “biopsicosocial” la reestructuración de la personalidad mediante el desarrollo de talleres de formación específicos en las áreas de salud, relaciones sociales, familiares, psicológicas, principios y valores y laboral, concluye.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.