Digital Extremadura

¿UNA NUEVA FILOSOFIA Y CONOCIMIENTO DE LOS INCENDIOS FORESTALES?

Comparte en redes sociales

La actualidad evidente y desgraciada  de los incendios forestales en los veranos,éste bastante desgraciado al respecto en España ,sobre todo en Aragón (16.000 Has.) y en Extremadura(Sierra de Gata ,casi 8.000 Has.),nos impone que escribamos algo sobre el tema.El Decano del Colegio de Ingenieros de Montes de España,nuestro amigo y compañero Carlos del Alamo ha recordado acertadamente que “los bosques no arden solos”. “El riesgo no está en el monte sino en las personas”,por negligencia o maldad.

 

Ahí están los montes de la Mancomunidad de Almazán,de siglos,en Soria,y que como son la riqueza principal de la comarca,son cuidados con mimo por los naturales del lugar,y no hay incendios.Y por los rayos u otras desgracias naturales su porcentaje es mínimo.

 

     El tema no es sólo español,sino de Francia,Italia,Grecia…el Mediterráneo en Europa,y de Canadá y Estados Unidos en América del Norte. Precisamente en los Estados Unidos,con incendios casi todos los años y pavorosos por la mayor extensión de sus bosques,está naciendo,como en Canadá una nueva filosofía y conocimiento de los incendios forestales.La cosa ha llegado ya al Senado USA,abriéndose un debate sobre la política forestal de los últimos 50 años,en que se plantean :”¿Nos estamos equivocando?¿Nos hemos empeñado en eliminar todos los incendios,tanto los buenos como los malos?” ha llegado a decir Stephen Pyne,investigador de la Universidad de Arizona.

 

     Pero ¿hay incendios buenos? Uno muy conocido de antiguo : prender fuego a la contra,para parar el mayor.Pero ahora se argumenta en términos modernos con que “algunos incendios reducen biomasa y evitan que los siguientes sean incontrolables”,según Kyle Dickman,exjefe de bomberos. Y se ha llegado a decir (Toddi Stelman,de la Universidad de Saskatchewan ) que “desde el punto de vista ecológico y pensando en la salud de los bosques, lo mejor es que esos fuegos ardan”,por eso de reducir la biomasa…

 

     Naturalmente esto no es literalmente aplicable a España, pues nuestro ecosistema es más pequeño y está más fraccionado.Sabe mucho de esto el español Juli G.Pausas,del Centro de Investigación sobre Desertificación(CSIC),que tiene publicado el libro de 2012 “Incendios forestales : una introducción a la ecología del fuego”,y de la Universidad de Valencia.

 

     Interesante es también conocer que las “superplantas” han aprendido a adaptarse a los incendios.Por ejemplo,del Pino carrasco se dice que acumulan piñas en la copa,como si fueran un banco de semillas,y en caso de incendio echan mano de los “ahorros”.Si el pino se quema, las piñas caen al suelo y liberan miles de piñones que facilitan la regeneración futura.

 

     En fin, una nueva filosofía y conocimiento de los incendios forestales que deseamos se perfeccionen y faciliten que sean menos numerosos y peligrosos. Aunque ¿no  habría que empezar por adiestrar a los urbanitas de las numerosas urbanizaciones a practicar el combate contra los incendios,sin que haya que llamar a la UME? Bien lo saben los de Almazán…


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta