Digital Extremadura

Ecologistas Extremadura reclama a la Junta un nuevo modelo de caza más sostenible

Comparte en redes sociales

La asociación Ecologistas Extremadura ha reclamado al nuevo gobierno de la Junta de Extremadura un nuevo modelo en la gestión cinegética en la región que sea más sostenible. Una petición que esta asociación realiza ante la proximidad del comienzo de la próxima temporada, respecto a la que se pregunta cuál será la postura ante las nuevas solicitudes de monterías en el Parque Nacional de Monfragüe, «por parte de los propietarios, con la excusa de una excesiva población de cérvidos» y que «realmente esconde un interés económico».

[Img #46099]Ecologistas Extremadura considera que «se está primando esta actividad sobre el derecho al disfrute de este espacio por los ciudadanos y turistas», algo «grave» máxime cuando el Parque Nacional es «el mayor foco de atracción de turismo de naturaleza en Extremadura».

 

   Esta asociación recuerda que recientemente, y ante la apertura de la media veda, ya se ha pedido por parte de las asociaciones presentes en el Consejo de Caza de Extremadura, la moratoria de la caza de la tórtola, dado que en los últimos 10 años se ha reducido la población en un 30 por ciento.

 

   También se pidió, en el caso de que para este año fuese demasiado tarde ya para introducir este cambio en la Orden de Vedas, la adopción de «medidas efectivas que reduzcan en parte la presión cinegética sobre la tórtola europea, como la prohibición y vigilancia efectiva de los cebaderos, donde son cazadas en grandes cantidades y sin reto deportivo alguno».

 

   En cualquier caso, considera «urgente» una revisión de los cupos de caza de esta especie, ya que «hasta el propio sector cinegético reconoce que su situación es delicada».

 

   Por otra parte, la asociación cree «contraproducente» la media veda para la gestión cinegética, ya que «es fácil comprobar que cazadores aprovechan esta media veda para cazar furtivamente, entre otras  especies el venado que ya presenta su cornamenta completa y se inicia la berrea».

 

   De hecho, alerta este colectivo de que el año pasado se terminó prematuramente la berrea en determinadas sierras de la región «por haber sido matados los machos que allí vivían antes de empezar la temporada», ante lo que ha defendido la importancia del «cada vez mayor valor turístico de la escucha y observación de la berrea».

 

   Igualmente piden que «se dejen de conceder continuamente permisos por daños y autorizaciones para cazar fuera de temporada por unos supuestos daños en muchos casos de dudosa importancia e incluso inexistentes», que solicitan cazadores y que «a menudo son aprovechados para cazar otras especies furtivamente, por ejemplo ciervos».

 

   Piden para ello que a la hora de autorizar estas acciones asistan los agentes de medio natural para «constatar que se hace de forma adecuada» y  que se comuniquen con suficiente antelación a las patrullas del Seprona para que también puedan supervisarlas.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta