Digital Extremadura

Se  incrementa el control sobre el uso del móvil al volante y los sistemas de retención de niños

Comparte en redes sociales

  La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil va a incrementar los puntos de verificación específicos en las carreteras de Comunidad Autónoma de Extremadura que vigile las infracciones en materia de seguridad vial relacionadas con las distracciones.

 [Img #50783] Estos puntos de verificación están diseñados específicamente para detectar aquellas infracciones relacionadas con el uso del teléfono móvil durante la conducción o con la no utilización del cinturón de seguridad o sistemas de retención infantil, y tiene como objetivo el reducir la siniestralidad en las carreteras y sus dramáticas consecuencias.

 

   Dichas actuaciones de verificación se realizarán en las vías interurbanas y travesías cuya vigilancia sea competencia de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, especialmente en aquellas vías próximas a núcleos urbanos.

 

   Y es que la distracción durante la conducción como factor concurrente en los siniestros con víctimas, representa «un elevado porcentaje de la siniestralidad en las carreteras de Extremadura, del mismo modo que el número de fallecidos en vías interurbanas que no usan cinturón de seguridad o sistemas de retención infantil (SRI)».

 

NO HABLAR MIENTRAS SE CONDUCE

 

   Uno de los principales motivos que genera la distracción del conductor es la utilización del teléfono móvil durante la conducción, pues se considera que su uso multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un accidente.

 

   En concreto, se pierde la capacidad de mantener una velocidad constante; no se guarda la distancia de seguridad suficiente con el vehículo que circula delante; el tiempo de reacción aumenta considerablemente (entre medio a dos segundos, según los reflejos de cada conductor); y según constatan algunos estudios, la peligrosidad de hablar por el móvil mientras se conduce es equiparable a conducir bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

 

   A su vez, el uso correcto del cinturón de seguridad es «útil en cualquier trayecto y en todos los asientos», ya que reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente; distribuye las fuerzas del choque sobre las partes más fuertes del cuerpo; impide que el ocupante salga expulsado del vehículo en caso de impacto.

 

   También impide que se lesione a otros ocupantes, ya que no utilizar el cinturón de seguridad en los asientos traseros supone «un gran riesgo», ya que en un impacto frontal, la probabilidad de que un ocupante de los asientos de atrás golpee mortalmente a otro pasajero de los asientos delanteros puede ser hasta ocho veces mayor. También el cinturón de seguridad funciona de forma complementaria con el airbag, ya que este dispositivo por sí solo no tiene efecto

 

LOS MENORES EN LOS ASIENTOS TRASEROS

 

   En cuanto a los sistemas de retención infantil, la Guardia Civil ha destacado que para aumentar la seguridad y la protección de los menores y reducir la gravedad de las lesiones que pudieran sufrir en caso de accidente, se ha modificado la norma que lo regula, de modo que desde el 1 de octubre del año pasado, los menores de edad de estatura igual o inferior a 135 centímetros utilizarán un sistema de retención infantil homologado y debidamente adaptado a su talla y peso, deberán situarse en los asientos traseros.

 

   Esta norma tiene como excepciones que el vehículo no disponga de asientos traseros, cuando todos los asientos traseros estén ya ocupados por otros menores de las mismas características, cuando no sea posible instalar en dichos asientos todos los sistemas de retención infantil.

 

   En caso de que ocupen los asientos delanteros, siempre deben ir con el sistema de retención adecuado a su peso y talla y si el vehículo dispone de airbag frontal, únicamente podrán utilizar sistemas de retención orientados hacia atrás si el airbag ha sido desactivado.

 

   Los sistemas de retención infantil se instalarán en el vehículo siempre de acuerdo con las instrucciones que haya facilitado el fabricante, en las que se indicarán de qué forma y en qué tipo de vehículos se pueden utilizar de forma segura. La DGT recomienda que siempre que sea posible se instalen estos sistemas en el sentido contrario a la marcha, especialmente para los menores de 15 meses.

 

EL INCUMPLIMIENTO DE LA NORMA

 

   La ley de seguridad vial considera infracción grave conducir utilizando manualmente dispositivos de telefonía móvil, navegadores o cualquier otro sistema de comunicación, así como, conducir utilizando cascos, auriculares u otros dispositivos que disminuyan la obligatoria atención permanente a la conducción.

 

   Y conculcar la normativa sobre el uso de cinturones de seguridad u otros sistemas de retención homologados. Unas infracciones pueden suponer una sanción económica de 200 euros y la pérdida de 3 puntos.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *