EL AYER Y EL HOY DE LAS ENFERMERÍAS

Comparte en redes sociales

[Img #52934]Nos encontramos en el  último tercio de la  temporada 2Ol6 y, son muchas las cogidas ( las mayorías de gran gravedad. Una muerte, en el coso de Teruel (Victor Barrio) , amen,  por la sufrida en Alicante de Escribano, en Málaga fue cogido de gravedad Roca Rey, e infinidad de novilleros. De ahí, que ahora escriba sobre la historia de las enfermerías en España. 

     

Nos encontramos en el siglo XXI, de ahí, que el actual “cuarto del hule”, no se parezcan nada al de mediado de los siglos XIX y XX, en casi todas las Plazas de Toros, si exceptuamos las de primeras y algunas de segunda categoría, las demás se encontraban en estado muy precario.

   

Las enfermerías de antaño, estaban instaladas en cualquier local, dentro o fueras de las mismas, con luz y sin luz, enjabegado y con la higiene que puede ofrecer un barrido lavatorio del piso. La luz artificial era pobre. El mobiliario solía estar constituido por una cama o catre de tijera con un jergón, que servia para intervenir al lesionado,  mas tarde su traslado a un Hospital o Sanatorio, un par de sillas, una mesa y un aguamanil de pie de hierro con una toalla. Un par de jofainas, un jarro de porcelana, un cántaro con agua que se suponía hervida y una pastilla de jabón. El material de cura, no solía tener mas instrumental que el contenido  en la cartera de cirugía del facultativo. En las plazas de primera y segunda, el  material de curación estaba bien dotado en general. El tema de la sangre, en el siglo XIX. La figura sanitaria era el “sangrador”, como ahora es el transfusor.

 

 Va de anécdota: Un célebre torero, Larita, sufrió toreando en Valencia un serio percance. En la cara posterior externa y tercio inferior del muslo derecho, que se extendía por región poplítea hasta la cara interna y tercio superior de la pierna.

 

Para la perfecta exploración de la herida y proceder en consecuencia a la intervención quirúrgica, indicada. El equipo medico, ordeno se procediera a anestesiar al herido. Propuso Larita el  anestésico .No  admitió el cloroformo, ni el éter, ni la raquianestesia, ni la anestesia local,  indico su preferencia por el cognac. Los doctores salvaron su responsabilidades   ascendieron a la propuesta., ingerido el que creyó conveniente, se espero unos instantes  hasta que indico el momento propicio había llegado. Despierto, tranquilo e inmóvil y sin muestra alguna de dolor, soporto la operación, Aunque fue un éxito los médicos no creyeron conveniente repetir la experiencia.

 

Actualmente, como es de suponer las enfermerías están, bien dotadas, al cumplir el nuevo anexo del Reglamento de Espectáculos   Taurino, aprobado por Real Decreto l45/l996, de dos de febrero. Las condiciones y requisitos son como siguen: Las plazas se clasifican en dos tipos: permanentes y temporales o móviles. Las primeras disponen como mínimo de sala de reconocimiento y curas, sala de estilización y lavado, quirófano, sala de recuperación, un cuarto de aseo etc. amen de otros requisitos sobre mobiliario y material clínico; como aparato de reanimación tipo ambu, aparato de registro de actividades cardiaca y desfibrilador. Aspirador eléctrico. Frigorífico. Fonendoscopio y esfigmomanómetro, así como ambulancia tipo UVI móvil o similar.

 

El personal de los servicios médicos-quirúrgicos, tanto en la fijas como temporales móvil, depende del tipo de espectáculo.   contar por lo menos: Un Jefe de servicio, especialista en Cirugía General o Traumatología. Primer Ayudante, licenciado en medicina con una especialidad quirúrgica. Segundo Ayudante, licenciado en medicina. Anestesiología y Reanimación. Diplomado universitario de Enfermería o Ayudante técnico Sanitario. Personal Auxiliar

 

 

                                  

 

 

 

 

 

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.