Consejos para no descuidar el mantenimiento de nuestro vehículo

Comparte en redes sociales

Es imprescindible revisar con carácter habitual y periódico el estado de nuestros coches, en primer lugar por seguridad, y luego porque nos podemos a enfrentar a multas muy severas

[Img #54716]No desvelamos ningún secreto si recordamos la conveniencia de no descuidar el mantenimiento de nuestros vehículos. Y es que resulta casi de perogrullo, pero la realidad es que nos jugamos algo más que tener el coche ‘impecable’ sino que estamos arriesgando nuestra propia seguridad, y la de los pasajeros que viajan en nuestros vehículos, así como nos podemos enfrentar a multas muy severas por circular con deficiencias técnicas.

 

Como la propia Dirección General de Tráfico advierte, este es un problema además de seguridad vial de primer orden, dado el actual envejecimiento del parque de vehículos en nuestro país, agravado por la crisis económica que ha hecho que aumenten los problemas de mantenimiento.

 

Es cierto que lo más cómodo es llevar directamente nuestro coche al taller. Pero seguramente, nos podremos ahorrar un buen dinero teniendo en cuenta algunos consejos, además de tener en cuenta los que ya nos prestan los fabricantes sobre revisiones periódicas de mantenimiento.

 

En primer lugar es imprescindible comprobar que los niveles de los líquidos están correctamente, y hacerlo sobre todo si el vehículo lo dejamos por las noches en la calle. Así, se puede comprobar el nivel de aceite de motor (y si es necesario comprar uno puedes hacerlo en www.aceite-de-motor.es ) , el líquido del limpiaparabrisas, el anticongelante,y el líquido de frenos. Ojo con este último líquido porque es vital, y si no nos da seguridad, tendremos que acudir directamente al taller. Además todos los líquidos caducan, así que ¡cuidado!

 

Otros elementos muy importantes son nuestros neumáticos, porque en definitiva, suponen el ‘agarre’ del vehículo a la carretera. En este caso primero comprobaremos la presión de los neumáticos, que debe ser siempre la justa y adecuada, ni muy flojas ni muy duras porque nos exponemos a reventones. Nos fijaremos en el estado general, si está el dibujo muy gastado, si tiene alguna grieta o no, etc. Existen además varios tipos de neumáticos: los de invierno y los neumáticos de verano, que se adaptan a la climatología estacional y permiten un ahorro de combustible.

 

Y que decir de las luces, es uno de los elementos que más se sancionan por falta de mantenimiento (basta una simple verificación ocular). En este caso tampoco nos llevará demasiado tiempo a nosotros echar un vistazo de que todo funciona bien. Ante el menor mal funcionamiento, debemos acudir a nuestro mecánico de confianza.

 

Un último repaso, aunque quizá podríamos hacerlo en primer lugar, es revisar los cinturones de seguridad, que deben estar en perfecto estado, así como los anclajes. Si hemos tenido algún accidente, con más motivo para no dejar de hacerlo.

 

En definitiva, estos consejos nos permitirán disfrutar más y mejor de nuestro vehículo, y darle larga vida, además de mejorar nuestra seguridad y la de los demás. 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.