Alerta roja tras el telón

Alerta roja tras el telón

Comparte en redes sociales

Red Alert, el Movimiento Internacional de Unificación Sectorial de la Industria del Espectáculo y los Eventos, en España, Alerta Roja, salió el pasado 17 de septiembre a las calles españolas en una manifestación sin precedentes y sin signo político que dio cuenta de la situación de extrema gravedad que padece un sector inherente a la cultura, el de los eventos y espectáculos, abandonado a su suerte desde las instituciones y relegado en importancia hasta el momento a favor de otra compañera de UCI: la hostelería.

Alerta Roja
Alerta Roja

El sector del Espectáculo y los Eventos, que aglutina a profesionales y empresas con un impacto directo en el tejido económico de España de 700.000 puestos de trabajo -el  3,6% del empleo total- y aporta 3,2% al PIB español, ha visto como cancelaban evento tras espectáculo mientras las terrazas se llenan, y nadie dice nada. Hasta ahora.

Más de 3.500 profesionales y 800 empresas del espectáculo y los eventos se reunieron entonto a la iniciativa #AlertaRoja en 28 ciudades españolas y a través de las redes sociales con un único objetivo, alertar sobre la especial vulnerabilidad del sector en esta crisis sanitaria. Bajo un mismo lema, el Movimiento de Unificación Sectorial de la Industria del Espectáculo y los Eventos, instó al Gobierno de España y a los Ministerios responsables a que tomen medidas urgentes para el rescate de un sector invisibilizado por su carácter estacional e intermitente, y que necesita de una legislación común.  

El principal problema de los espectáculos y los eventos es vivir a expensas de sectores más homogéneos como la Cultura, el Deporte, la Industria y el Turismo, que se traduce en “una fragilidad estructural y en una inseguridad jurídica alarmante que se está haciendo patente ahora más que nunca”, apuntan desde su manifiesto.

Demandan un “esfuerzo complejo para abordar una reglamentación homogeneizada, específica y adaptada a las especiales circunstancias y particularidades en las que se desarrolla la actividad, marcada por la estacionalidad e intermitencia”. Y crear de forma inmediata una mesa sectorial que defina las necesidades del mismo, dando prioridad a la regulación a través de la negociación de un convenio colectivo sectorial de ámbito nacional.

Piden medidas concretas, como la prórroga de la prestación especial por cese de actividad, la recuperación de los aforos al 100%, el establecimiento de ayudas directas a autónomos y empresas del sector que acrediten una disminución del volumen de ingresos superior al 50% o, una de las más importantes, la reactivación inmediata de las agendas culturales y de eventos de las administraciones públicas.

Reactivar sectores como el cultural y turístico, principales proveedores de trabajo para los espectáculos y los eventos, es esencial. Hasta la fecha, los pocos que se han llevado a cabo han demostrado que se pueden seguir haciendo de forma segura y eficiente, digna. En el caso extremeño, así ha sido durante el Festival de Teatro Clásico de Cáceres o la Feria del Libro de Badajoz, que han demostrado que pueden y se deben seguir haciendo, pues la cultura es parte de la solución al problema que estamos viviendo, y sin los que están detrás del telón, difícilmente podremos verlo.

Alerta Roja es un movimiento internacional que defiende a la gente que está detrás del escenario, los que se ocupan de la parte técnica. Un movimiento solidario y pacífico promovido por MUTE (Movilización Unida de Trabajadores del Espectáculo) y procedente del movimiento internacional We Make Events – Red Alert.  Porque cultura no es “solo” una obra de teatro o un concierto, cultura son los técnicos de sonido, de iluminación, los organizadores de eventos, las salas de concierto, las promotoras, los estudios de grabación, las orquestas, los feriantes, los montadores o los músicos y artistas profesionales. Eso también es cultura, cultura que crea empleo y que necesita ayuda.

Alerta Roja actualmente cuenta con 37 organizaciones participativas y diferentes organizaciones colaborativas en España, que se unen bajo un eje neutral, abierto y apolítico basado en el Movimiento Internacional de la Industria Cultural del Espectáculo y de los Eventos, al que se han sumado actualmente 7 países y se espera que lo sigan haciendo más. Los lemas por los que se rigen son #alertaroja #hacemoseventos #redalert #wemakeevents y esperan que las pasadas movilizaciones del 17 de septiembre sean el inicio de la unión de todos los que nutren este sector, que se prepara para un acto simultáneo en varios países el próximo 30 de septiembre, con el fin de alzar más si cabe la voz.

Las reacciones a la manifestación no se hicieron esperar, y ayer el Senado pidió al Gobierno declarar la cultura como “bien esencial”, una declaración avalada por todos los parlamentarios. Y no es para menos que se diga desde la Cámara Alta que la cultura es el alimento del alma y el “motor de innovación y desarrollo en el ámbito económico”. A esto se le suma la iniciativa de la Generalitat de un plan de reactivación del sector cultural valenciano de 25 millones de euros y un servicio de acompañamiento a las empresas para que puedan acceder a los fondos europeos. Pero no debe ser una lucha dividida en territorios o ideologías, sino común a todos. Porque la cultura es transversal y universal, y un bien esencial que siempre ha transformado y mejorado la sociedad.

Si eres una empresa, organización o particular relacionado con el sector, puedes unirte en https://alertarojaeventos.com/ , un espacio abierto y lugar de identificación que esperan se convierta en uno colaborativo, participativo y unificador, y advierten de que los primeros escritos pueden no representar las demandas de parte del sector, pero por algo hay que empezar y la lucha es común.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.