Seleccionar página

ARANCELES TRUMPOSOS (PRONUNCIE TRAMP)

ARANCELES TRUMPOSOS (PRONUNCIE TRAMP)

El rubio pajizo presidente yanqui, Trump, sigue a lo suyo. Que consiste en liarla parda cada poco tiempo. Uno de los resortes que utiliza con profusión para sus objetivos electorales es el proteccionismo de los productos estadounidenses, basado en su conocido lema: “American First”. La imposición de aranceles a la importación de productos de otros países, es todo lo contrario a la libertad que trae consigo la globalización, que aseguraba hasta hace poco un comercio mundial sin trabas.

Donald Trump.

El presidente Trump tiene una especial inquina a la Unión Europea (UE), supongo que por considerarla un rival peligroso para sus intereses comerciales y geoestratégicos, y trata por todos los medios de debilitarla. Ahora intenta poner trabas a su comercio exterior.

Ha utilizado dos vías para zurrar a Europa. La primera es alentar un “Brexit” duro y sin acuerdo para que Gran Bretaña salga de la UE con el mayor perjuicio posible para los 27 que quedaremos, si Dios o los sensatos británicos que todavía queden no lo remedian. Trump seguirá azuzando la salida alborotada de los británicos mientras le quede poder para manejar parte de los hilos del mundo.

El otro mecanismo que ha puesto en marcha es la imposición de aranceles a determinados productos, curiosamente muchos de ellos del sector agroalimentario.

Hace un tiempo estableció una tasa, creo que ha alcanzado el 25 %, a las importaciones de aceituna negra española, con el argumento de que las ayudas de la PAC, daban ventaja a las aceitunas negras europeas frente a las producciones de aceituna de California. Consecuencia inmediata: las exportaciones españolas de este producto han caído a la mitad. Andalucía y Extremadura han sido las comunidades autónomas más perjudicadas.

Ahora basado en una guerra comercial aeronáutica entre Boeing y Airbus, en la que la OMC (Organización Mundial del Comercio) ha concluido en que ha habido ayudas oficiales al gigante de la construcción de aviones europeo, el rubio e inquieto presidente yanqui, ha tomado, de inmediato, represalias comerciales por importe de 7.500 millones de dólares.

Uno pensaría que las mismas afectarían al ámbito de la industria aeronáutica. Pero no, a este sector le impondrá aranceles máximos del 10 %. Sorprendentemente el principal punto de ataque ha ido dirigido contra el sector agroalimentario de Francia, Alemania, Gran Bretaña y España que son los países con mayor participación en el consorcio de Airbus, a cuyos productos agrarios impondrá un arancel del 25 %. Esta manera de proceder puede deberse a que el presidente quiere asegurar el voto del medio rural americano, ante las ya próximas elecciones en Estados Unidos.

De modo que nos encontramos con la amenaza de importantes aranceles – pueden llegar al 25 % – que a partir del 18 de octubre, se aplicarán a productos como el vino, aceite de oliva, cárnicos entre ellos el jamón, queso, aceitunas o frutas. Habrá que estar atentos a la lista definitiva de productos gravados. Un despropósito que afectará muy negativamente a las exportaciones agroalimentarias españolas en un importe estimado inicialmente en 1.000 Millones de euros. Otras fuentes dan la cifra de 191,25 M€, que resulta de multiplicar las exportaciones de productos agroalimentarios españoles a USA el año pasado, 765 M€ por 0,25. Pero eluden aclarar que esta pérdida tiene carácter anual. Y no se valora la disminución de exportaciones que se producirá.

Hay productos como el aceite de oliva que se verán liberados del gravamen si se exportan a USA desde países como Italia y también Portugal o Grecia. Lo cual agravará aún más los perjuicios para España competidor principal de los italianos en este producto.

Y Extremadura que es una potencia agrícola y ganadera se verá muy negativamente afectada ya que es exportadora de todos estos productos agrarios a los Estados Unidos. Un desastre para nuestra principal industria que es la agroalimentaria. Estimo un posible perjuicio a Extremadura de entre un 10 y un 15 % del importe que pueda afectar a España. Ojalá no sea tanto.

Aunque esta guerra seguirá abierta. La UE también ha tramitado ante la OMC un expediente contra los americanos por ayudas a la Boeing. Se cifra en 10.000 Millones de dólares el asunto. Y en respuesta, si gana el contencioso, en el plazo de unos seis meses la UE también podrá aplicar aranceles a productos americanos: Supongo que también lo hará con productos agroalimentarios como el maíz o la soja. Ya veremos.

En todo caso estas trifulcas comerciales iniciadas por el yanqui, al final perjudicarán a todos. La nueva directora del FMI, Kristalina Georgieva, estima pérdidas de más de 600.000 M€ por estas guerras, las cuales favorecerán una desaceleración que alcanzará al 90 % de los países. Lo sensato sería llegar a acuerdos que eviten estas luchas proteccionistas en el comercio mundial.

En Extremadura pagaremos justos por pecadores. Aquí no hay aviones. ¡ Ni siquiera hay trenes ¡. Sólo tenemos productos agrarios. De excelente calidad, por cierto. Y nuestra situación económica no es la mejor para aguantar estos indiscriminados e injustificados ataques a nuestra industria agroalimentaria que hoy día es la más importante de Extremadura.

Sobre el Autor

Oferta Post Covid

Contrata publicidad

FESTIVAL DE MÉRIDA

Fase I del Estado de Alarma en Cáceres

ISABEL RAMOS EN CONPARTES CÁCERES

AFORO COMPLETO: CRISTINA FERRERA EN PRETTY ME

JOCCA SHOP - Home & Life

Café y perrunillas con Sonia Merino

RSS EUROPA PRESS

SUSCRÍBETE

marketing digital

marketing digital extremadura