Comienzan a utilizarse los 21.600 tests rápidos destinados a personal sanitario y cribados hospitalarios

Comparte en redes sociales

El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, ha anunciado este martes que han llegado a la región un total de 21.600 test rápidos que hoy mismo empezarán a utilizarse en aquellos medios con alta prevalencia de la infección por COVID-19.

Así, esos test se destinarán a trabajadores sanitarios y sociosanitarios, a residencias de personas mayores y a aquellos cribados hospitalarios que se puedan realizar de forma rápida.

El consejero ha explicado que los test rápidos sirven para detectar que la persona a la que se le realiza ha generado defensas contra el coronavirus, “mientras que los PCR dicen si la persona está infectada o no”.

Vergeles ha indicado que hay un “periodo de ventana” de 7 días desde que la persona se infecta por el virus hasta que genera anticuerpos y ha señalado que cuando un test rápido da positivo “es seguro que la personas está infectada” pero que cuando da negativo “hay que confirmarlo con el PCR, porque las cifras de falsos positivos pueden ser del 20 por ciento”.

Con respecto a cómo se actúa con este tipo de test, el vicepresidente segundo ha señalado que puede hacerse con sangre capilar, “un pinchazo en el dedo como con el azúcar”, o con sangre venosa, “como cuando nos hacemos una analítica” y ha añadido que “a los 15 o 20 minutos ya se tiene el resultado”.

Ha confirmado que los test rápidos, “que permitirán ahorrar muchas pruebas de PCR», no son lo mismo que los test masivos y ha explicado que estos “son una estrategia que quiere llevar a cabo el Instituto Nacional de Estadística con el Ministerio de Sanidad para saber cómo está comportándose el virus en la población”.

LA DESESCALADA

El consejero también se ha referido a la desescalada, “es decir, cómo se van a ir eliminando aquellas medidas que hemos tenido que ir tomando como consecuencia de la pandemia” y ha asegurado que “es en el momento de la desescalada cuando se pueden producir los mayores problemas sociales y económicos”.

En este sentido, Vergeles ha indicado que la desescalada “se coordinará con los encuentros interdepartamentales que tenemos y con la reunión administrativa que celebramos todas las semanas” y ha añadido que “la vamos a concertar socialmente en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Extremadura”.

Ha afirmado que los responsables que se nombren, uno de carácter político y otro social, “siempre van a estar trasladando lo que se haya acordado en esas reuniones”.

DISPOSITIVOS PARA AISLAMIENTO

El consejero ha confirmado que el próximo viernes enviará al Ministerio de Sanidad una relación de alojamientos que puedan destinarse a aquellos pacientes infectados por el COVID-19 que deben estar aislados pero que no pueden hacerlo en sus domicilios por no estar estos preparados.

Ha explicado que ha estado en contacto con el presidente de la Fempex, Francisco Buenavista, para que los municipios de la región envíen una relación de hospederías, residencias de universitarios y alojamientos rurales que puedan acoger a estos pacientes.

El vicepresidente segundo ha recalcado que en ningún momento el Ministerio de Sanidad “se está planteando un aislamiento masivo de personas asintomáticas positivas al COVID-19”.

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta