CON MOCHILA O SIN MOCHILA

Comparte en redes sociales

Pedir que la clase política sea humilde es lo mismo que rogarle a un piloto de carreras
profesional que no corra, ganas de gritar en el desierto, aunque por falta de humildad se
han perdido muchos clavos y con ellos las herraduras y los caballos (de carrera o de
batalla) que las llevaban.

Para que en un grupo se despierten los demonios no hay más que decirle a unos cuantos
que tienen madera de líderes y que no se sabe muy bien lo qué hacen trabajando con tal
o cual jefe. A partir de ahí comenzarán toda una serie de pasos que conducen al
susodicho (masculino o femenino) a emprender la batalla (cruenta o incruenta) en
búsqueda del rol que piensa le corresponde. Sin importarle lo qué se rompa por el
camino.

¿Por qué en una demarcación regional o nacional tienen mayor influencia las
agrupaciones políticas pequeñas que las grandes? Porque éstas últimas están siempre
divididas. Y divididas no reúnen el número necesario de personas o votos para imponer
democráticamente su propio parecer, que puede no coincidir con el de los territorios más
chicos o más rurales. Entendido, a priori, (como creencia fundamental) el que en política
cada uno se busca la vida, no queda otra que juntar mucho ejército y pedir que los
cánticos de sirena no te lo arrebaten.

Se pierden los tronos cuando los integrantes de un grupo trabajan desestabilizando y no
dando respeto y apoyo al mejor posicionado para aglutinar alrededor de él o ella el mayor
número posible de simpatizantes. Se pierden los tronos cuando se juega a “que yo soy
mejor” y por ello ayudo a hacer caer al que dirige con el único argumento (nunca
confesado explícitamente) de que luego algo tocará en el reparto. Se pierden los tronos
cuando gente recién llegada se mete a pleitear en territorio desconocido, sin manejar las
reglas que rigen allí y se equivocan.

Y cuando se pierde un trono, cuesta mucho tiempo recuperarlo. Porque el que llegó (aún
con malas artes) lo defiende con uñas y dientes, aunque, a continuación, lleve a toda la
organización a un implícito cambio de objetivos, reglas y métodos, mientras los
conmilitones miran hacia otro lado, disculpándolo. Y así el objetivo será (por encima de
todos los otros) el de permanecer a toda costa el tiempo suficiente para llegar a una
jubilación adecuada y las reglas usadas seguirán la lógica de quienes manden, con
métodos propios de un grupo cerrado y férreo (por decirlo elegantemente)

Pero tengan cuidado las organizaciones, pues de seguir las cosas como ahora, infringidas
una y otra vez las normas básicas de cualquier carta social de derechos y deberes entre
ciudadanos y políticos puede ocurrir que muchos de los primeros empiecen a dejar de ver
como necesarios a los segundos (sean del signo que sean) para preservar los marcos
sociales de convivencia y democracia. Y porque, llegados a ese punto, les quedaría muy
corta vida profesional. Tan aburrida la ciudadanía de ellos que viese mejor vivir
desprovista del sentido del compromiso entre lo personal y lo colectivo, y desde luego sin
tener que pagar entre todos a una clase ni determinante ni eficiente. De ahí a la nueva
casilla imprevista (ustedes imaginen lo qué quieran) no hay más que un pequeño golpe
de cubilete.

 

 CONTEXTO ACTUAL, Grupo de análisis político y social, formado por especialistas en diversas materias, de carácter crítico, preocupado por la situación actual.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.