Seleccionar página

CONFEDERACIONES HIDROGRÁFICAS, ORGANISMOS A POTENCIAR

CONFEDERACIONES HIDROGRÁFICAS, ORGANISMOS A POTENCIAR

Las confederaciones hidrográficas son los organismos de cuenca que tienen a su cargo en España la administración pública del agua en las cuencas hidrográficas intercomunitarias. Estas cuencas son aquellas cuyo territorio se extiende por más de una comunidad autónoma. Cuando la cuenca de un río ocupa territorio de una comunidad autónoma solamente, se denomina intracomunitaria y su administración está encomendada a la comunidad autónoma de que se trate.

Las confederaciones hidrográficas nacieron en 1926 cuando se constituyó la Confederación Sindical del Ebro. A partir de esa fecha se fueron creando las diferentes confederaciones hidrográficas en los ríos principales de España. Las del Tajo y del Guadiana, que tienen a su cargo la administración del agua en las dos principales cuencas hidrográficas con territorio en Extremadura, nacieron en 1953.

El modelo de administración del agua por cuencas hidrográficas es tan clarividente y sensato en su concepción, que ha sido adoptado por la Unión Europea (UE) en la Directiva Marco del Agua (DMA). En Europa se denomina demarcación hidrográfica y se extiende a las aguas continentales (superficiales y subterráneas) las de transición y las costeras.

Las confederaciones hidrográficas han llevado a cabo en España una ingente labor en relación con el agua. Han sido y son las encargadas de construir las obras de regulación (embalses) que nos permiten, en climas como los que existen en España en los que la pluviometría tiene una distribución muy irregular en el espacio y en el tiempo, poder acumular agua en los períodos húmedos para utilizarla en los períodos secos. Gracias a estas obras de regulación se ha pasado de un 9 % de agua de lluvia regulada en régimen natural, a alrededor del 54 % de regulación con los embalses. Esto permite abastecer todos los usos actuales del agua que tenemos en España, ya que en régimen natural sería imposible atenderlos.

También han ejecutado las obras de abastecimiento y depuración en la mayoría de los núcleos de población más importantes.

De igual modo llevaron a cabo junto con el Instituto Nacional de Colonización (INC) y el Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario (IRYDA) una ingente labor de puesta en regadío y de colonización, que ha transformado el agro español en muchos territorios de España. Ahora lo siguen haciendo en colaboración con las comunidades autónomas y el Ministerio de Agricultura.

Asimismo a través de sus comisarías de agua ejercen la labor de control de concesiones, aprovechamientos y vertidos y de protección del dominio público hidráulico, así como del control de la calidad del agua.

Y por último redactan y controlan la aplicación de los planes hidrológicos y gestionan las sequías e inundaciones, fenómenos estos últimos cuya frecuencia se incrementará con el cambio climático.

Entre junio de 2004 y enero de 2006 el gobierno de España me concedió el alto honor de presidir la Confederación Hidrográfica del Guadiana. Esto me ha permitido conocer en profundidad a las personas que prestan servicio en ellas y también sus procedimientos de actuación.

Puedo decir que en esta confederación – y creo que en el resto de ellas por lo que pude conocer – en todas las escalas: ingenieros, ayudantes, técnicos, letrados, administrativos y auxiliares hay funcionarios que son excelentes profesionales que además tienen una gran experiencia y que han realizado y siguen llevando a cabo una labor trascendental. El elogio también lo extiendo al personal laboral que realiza un trabajo encomiable en las presas y en las zonas regables o en las comisarías de aguas.

La situación actual de las confederaciones hidrográficas no es precisamente boyante. Notables recortes presupuestarios que les impiden llevar a cabo las inversiones precisas para que el agua tenga una mejor protección y también falta de medios personales y materiales que les impide un funcionamiento eficaz y eficiente. Son organismos que están languideciendo cuando debieran estar en auge.

Las confederaciones son entes imprescindibles debido a la importancia creciente que está adquiriendo el recurso agua, que es el oro incoloro, inodoro e insípido del siglo XXI. Todos sabemos que siendo un bien escaso el agua es un elemento indispensable para la vida de la biosfera y para el desarrollo territorial. Aparte de su escasez e importancia es además un bien con demanda creciente y por eso se necesitan organismos de cuenca bien dotados en medios materiales y personales, para que puedan cumplir su importante función de administradores de ella.

El principal obstáculo que percibí en mi estancia en la Confederación Hidrográfica del Guadiana, fue que los procedimientos de la Ley de Aguas y de sus reglamentos son complejos y lentos en su desarrollo. Por eso se necesita una modernización de estas instituciones y de la legislación para conseguir que los procedimientos sean más ligeros y ágiles, de modo que los usuarios vean satisfechas sus pretensiones en el menor plazo posible. Hay procesos como la concesión de aguas que, a veces, se hacen eternos para desesperación del administrado.

Espero que los nuevos gobernantes sean capaces de vislumbrar la importancia de estos organismos y procedan a la modernización de sus procedimientos y a una adecuada dotación en presupuestos, medios y personas para que puedan seguir cumpliendo su importante función. Será bueno para todos los españoles.

Sobre el Autor

Oferta Post Covid

Contrata publicidad

FESTIVAL DE MÉRIDA

Fase I del Estado de Alarma en Cáceres

ISABEL RAMOS EN CONPARTES CÁCERES

AFORO COMPLETO: CRISTINA FERRERA EN PRETTY ME

JOCCA SHOP - Home & Life

Café y perrunillas con Sonia Merino

RSS EUROPA PRESS

SUSCRÍBETE

marketing digital

marketing digital extremadura