Day Trading: Cómo empezar

Comparte en redes sociales

El atractivo de las operaciones bursátiles del día es innegable: Ganarse la vida ejecutando operaciones desde la comodidad de su casa parece mucho más emocionante que la mayoría de los trabajos de 9 a 5. El problema es que los operadores diarios descuidados o inexpertos pueden arruinar sus carteras en un abrir y cerrar de ojos.

Pero si sigue interesado en esta estrategia, siga leyendo para saber cómo funciona el day trading y las formas en que puede ayudar a minimizar sus riesgos.

¿Qué es el day trading?

El day trading es la práctica de comprar y vender acciones en un corto periodo de tiempo, normalmente un día. El objetivo es obtener una pequeña ganancia en cada operación y luego acumular esas ganancias a lo largo del tiempo.

Con el auge de los brokers de bolsa online y las operaciones baratas o gratuitas, el day trading se convirtió en una forma viable (aunque muy arriesgada) para que los inversores minoristas convirtieran las ganancias rápidas de unos pocos días en un fondo considerable.

“Los day traders de éxito lo tratan como un trabajo a tiempo completo, no como meras operaciones apresuradas realizadas entre reuniones de trabajo o en el almuerzo”.

En la práctica, sin embargo, a los inversores minoristas les resulta difícil ganar dinero con el day trading. Un estudio realizado en 2010 por Brad Barber en la Universidad de California, Davis, sugiere que sólo el 1% de los day traders ganan dinero de forma constante. El estudio examinó las operaciones durante un periodo de 14 años, de 1992 a 2006.

El escaso número de personas que ganan dinero dedican constantemente sus días a esta práctica, que se convierte en un trabajo a tiempo completo, y no en meras operaciones apresuradas realizadas entre reuniones de negocios o durante el almuerzo.

Si todo esto le parece más riesgo del que está dispuesto a asumir, puede hacer lo que hacen muchos inversores: invertir a largo plazo, comprando y manteniendo una cartera bien diversificada que contenga fondos indexados y ETF de bajo coste. Realice inversiones periódicas en la cuenta y deje que el poder de las empresas en crecimiento guíe su cartera hacia las ganancias a largo plazo. (Lea más sobre otras estrategias de inversión en bolsa).

No es tan emocionante como el trading diario, pero es mucho más probable que su riqueza crezca a largo plazo. Sin embargo, si el day trading es algo que debe probar, aprenda primero todo lo que pueda sobre la estrategia.

Reglas y riesgos del day trading

La Comisión del Mercado de Valores lo deja claro: el day trading no es una inversión. Invertir implica un análisis fundamental de las acciones para determinar las buenas perspectivas a largo plazo. Los operadores de día, en cambio, utilizan tecnología punta y análisis técnico para detectar tendencias intradía que puedan aprovechar. La Autoridad Reguladora de la Industria Financiera ha redactado normas para regular esta práctica tan rápida y educar a los inversores sobre el potencial de pérdidas significativas.

Operador diurno con patrón

Si ejecuta cuatro o más operaciones en un periodo de cinco días hábiles -y esas operaciones representan más del 6% del total de las operaciones en su cuenta de margen en ese mismo periodo- se le considera un day trader de patrón. Como PDT, se le exigirá que mantenga un capital de 25.000 dólares en su cuenta de operaciones diarias, que debe estar en la cuenta antes de empezar a operar. Si su saldo cae por debajo de este umbral, no se le permitirá operar hasta que el efectivo y los valores de la cuenta vuelvan a superar los 25.000 dólares.

Ajuste de márgenes

Además del mínimo de 25.000 dólares, tendrá que cumplir lo que se conoce como requisito de margen de mantenimiento. Según las normas establecidas actualmente por la FINRA, el requisito de margen de mantenimiento actual es del 25%, lo que significa que, después de cualquier compra, debe mantener un 25% de capital en su cuenta. Por lo tanto, si el valor total de los valores en su cuenta fuera de 50.000 dólares y tuviera un saldo de 20.000 dólares de préstamo de margen, su capital sería de 30.000 dólares, es decir, el 60%. En este caso, estaría operando dentro de las normas de la FINRA.

Si ese porcentaje de capital cayera por debajo del 25%, su broker podría llamarle la atención sobre el margen, en cuyo caso tendría que financiar su cuenta con dinero en efectivo o con compras de valores para que su capital volviera a ser del 25%. Si no lo hace, su correduría puede vender sus valores, sin consultarle, para mantener el requisito de margen de mantenimiento.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.