DEJARSE DE LLOROS

Comparte en redes sociales

De los tres asuntos que más parecen preocupar hoy a la opinión pública cacereña
(COVID, diferencias dentro de la región y mina de litio) voy a dedicar este artículo al
segundo de ellos pues sabido es que “cuando el ruido suena, agua lleva”.

Dicen los expertos que el campo de la subjetividad es tan importante para el ser humano
que basta con que algo se perciba a través de esa vía para que ese algo se vuelva
bastante “corpóreo”. Un ejemplo es el de la seguridad ciudadana. Si creemos que no
existe, todos nos sentimos inseguros. Puede que lo mismo suceda con el tema que nos
ocupa. Las dos provincias que componen Extremadura son muy diferentes.

La Autonomía se construyó con planteamientos racionales y para no dejar a los extremeños
descolgados de una organización general, pero no se puede olvidar que en la estructura
centralista anterior, Cáceres siempre ha mirado hacia Castilla y Badajoz hacia Andalucía,
así que lo primero que hubo que hacer al principio fue conseguir que las dos provincias se
mirasen entre ellas. E intentar crear un vínculo emocional que las ligase, a través de la
Semana de Extremadura en la Escuela, o las grandes concentraciones ciudadanas con
las que por entonces se celebraba el Día de Extremadura. Luego se dejó de hacer.

Esto que digo no es baladí, ni caprichoso. Cada paso dentro de la nueva estructuración
extremeña ocasionó encendidos debates, resueltos, la mayoría de las veces, por terceras
vías para evitar el enfrentamiento estéril, como en el caso de la sede de la capital
autonómica, por ejemplo. Los acuerdos han sido más políticos que emocionales y de ellos
no siempre los votantes se han sentido claramente convencidos.

Cada provincia tiene sus bienes, sus posibilidades y capacidades, pero no hay duda que su forma de enfrentarse a las situaciones no va al alimón. Frente al carácter más resolutivo de una, se enfrenta la forma de ver la vida, mucho más contemplativa, de la otra. Si la primera grita o exige, la
segunda desdeña y se sube al pináculo de los ofendidos si ve que sus apreciaciones
parecen caer en saco roto. La diferencia en número de habitantes no ayuda a cambiar las
inercias simplistas, pareciera que quien mayor población tiene, más debiera recibir en
todos y cada uno de los casos. De ahí, la distribución de los presupuestos y hasta del
propio poder político. Sólo una verdadera solidaridad, y unas buenas cabezas decidiendo,
pudieran convencer a la ciudadanía de que el vuelco en proyectos es posible, no para
superar sino para nivelar y conseguir que cada parte disponga de lo apropiado.

Así como es mejor enseñar a pescar a que te regalen siempre el pescado, en
Extremadura haría falta una verdadera y potente opinión pública cacereña que respaldara
una presentación de objetivos y planes claros para el desarrollo provincial, no antagónicos
a los de la provincia pacense, sino complementarios. Y que los supiese defender, sin
melindres, donde fuera preciso.

“Llora como una mujer lo que no has sabido defender como un hombre” dicen que le soltó su madre al rey árabe cuando se perdió Granada. Pues dejando aparte los aspectos peyorativos de la frase en relación con los roles de género debiéramos aplicárnosla de manera activa: déjese de llorar y hágase algo serio.

Sin postureo.


Comparte en redes sociales

2 Respuestas a “DEJARSE DE LLOROS”

  1. Pleitos interprovinciales aparte (algo que, por cierto, se da en casi todas las comunidades, y que aquí quizá sean especialmente sangrantes porque somos la única partida en dos mitades), veo que este artículo plasma dos cosas.

    La primera de ellas es el eterno, cansino, irresoluble, complejo de inferioridad extremeño. Y eso que la señora Heras es nacida en Zamora (históricamente leonesa, aunque quizá ni lo recuerde). No, Extremadura y su sentimiento regional NO es más artificial que el de otros lugares. Que durante el régimen centralista (que no va más allá de mediados del siglo XIX) se crearan dos provincias en lo que antes había sido políticamente un solo territorio, y que éstas por obra y gracia precisamente del mentado racionalismo gubernamental pasaran a mirar a sitios distintos, no significa mayor cosa. Hasta 1978 Albacete no sólamente miraba al Levante (donde sigue mirando) sino que además pertenecía a Murcia. Cantabria era parte de Castilla la Vieja. El sur navarro difiere enormemente del norte y realmente se encuentra más unido a Aragón que a sus vecinos vascoparlantes. Andalucía siempre ha estado dividida en dos mitades, y, ¿de verdad nadie ve la enorme diferencia entre Jaén y Málaga o Cádiz? Es más, puestos a ir por ese camino, ¿acaso no es más grande la diferencia entre Hervás y Arroyo de la Luz que la que puede haber entre Arroyo y Montijo? ¿Acaso no son las provincias el ente artificial por excelencia? En definitiva, ¿por qué seguimos tratando la diferencia entre CC y BA como si fuéramos únicos en esto? ¿Por qué la sobredimensionamos de esta manera? Estoy convencido de que, más que otra cosa, es el complejo de inferioridad una y otra vez. La polarización que supone estar partidos por la mitad tampoco ayuda.

    Otra es que parece que los responsables políticos extremeños que construyeron la autonomía realmente nunca han creído en Extremadura. Quizá por ese complejo de inferioridad, probablemente también unido a su profundo desconocimiento de esta tierra. ¿Acaso alguno de ustedes sabe, por ejemplo, que en 1653 los principales ayuntamientos extremeños compraron el voto en Cortes para “independizarse” jurídicamente de Salamanca? Extremadura existe como ente político desde antes que cualquiera de las regiones vecinas. Hechos del estilo en otras comunidades estarían explotados hasta el hartazgo, pero aquí… Aún recuerdo al señor Ibarra excusándose del por qué del 8 de septiembre, diciendo que “aquí lo único que hemos dado han sido conquistadores que servían a intereses de fuera”. Quiero creer que este desconocimiento quizá es algo generacional, realmente parece que hasta hace escasamente unas décadas Extremadura ha sido poco estudiada, infravalorada también en ese aspecto. Afortunadamente, poco a poco los extremeños conocemos más sobre nuestra tierra.

    El telón de fondo de todo esto, el de siempre: la Extremadura pobre y dependiente.

    Y aún así hay que agradecer la labor de aquellos que ayudaron a consolidar la autonomía política y el sentimiento regional. Sin embargo, creo que la realidad es la que he expuesto. Sí, señora Heras, hay que dejarse de lloros y hacer algo serio. No ya a nivel provincial, sino a todos los niveles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.