EL TORO BRAVO, ¿”ESPECIE” EN PELIGRO DE EXTINCIÓN?

Comparte en redes sociales

Dado el nivel de agresividad contra la fiesta taurina, el toro bravo podría llegar a desaparecer y habría que pedir que fuera una especie protegida, nunca para convertirlo en animal de compañía, sino manteniendo todos sus rasgos y características.

Cuando se está protegiendo a insectos y animales dañinos por sus comportamientos, nos resulta incomprensible que a una especie o raza de animales se les esté tratando de destruir en lo que tienen de propio y específico.

Si a cualquier especie se la inutiliza en lo que más tiene como identificador, estamos inutilizando a esa especie o raza y con ello estamos borrándola de la existencia.

El toro bravo es una “especie” con sus características y su identidad muy definida. Si lo privamos de esas características que lo hacen distinto y singular, lo estamos condenando a la desaparición.

Estoy seguro de que las personas que pretenden defender el bienestar animal, no intentan que desaparezcan la ganadería y el toro bravo; pero todo aquello que no sirve, es desechado, es anulado, es descartado.

Quizás los que, con buenas intenciones, tratan de evitar las fiestas taurinas deberían reflexionar en las consecuencias. Habría que conservar la identidad del toro bravo como una joya de la naturaleza, con sus características, con su bravura, con su cierto aspecto salvaje, con su estampa y su capacidad de generar una cultura y una estética que están inmersas en nuestra sociedad, que no pretenden maltratar al toro, sino poner en valor su capacidad de crear arte y valentía.

Si eliminamos de nuestra cultura y de nuestras costumbres al toro bravo y todo lo que lo rodea, no encontraríamos nada que lo pueda sustituir. Esta raza o especie tiene la capacidad de sublimar la materialidad del último acto de su existencia convirtiéndola en arte, contrariamente a otros animales cuyo único final es ser convertidos en carne.

La existencia del toro bravo en nuestras dehesas forma parte muy importante de nuestra ecología. Su vida en su hábitat natural sería deseable para cualquier animal. Esperamos que no haya que volver a “inventar” las fiestas y costumbres ligadas al toro bravo.

EXTREMADURA UNIDA


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.