Parque del Príncipe de Cáceres. Entrada principal.

Pobre ciudad, alquilada por 290.000 € para que el cine la saque en uno de sus lugares
más comunes y no identificables como propios, un parque en una ciudad muy seca y sin
rio visible, formado sobre expropiaciones y pagos de cantidades de dinero a sus
propietarios. Con inclusión de algunas escenas en un instituto como tantos otros y un pub,
dicen de alto standing, que no se sabe si encontrarán en una villa cada vez más
depauperada.

Al lado, una calle en cuesta con problemas para manejar la accesibilidad dado que
Cáceres está enclavada en la falda de una montaña, que se ponen a arreglar con el
beneplácito de los vecinos, que no vieron el peligro antes y han tenido que ser testigos del
zafarrancho cuando sus negocios han visto caer las ventas estrepitosamente, pues ni
antes ni durante previeron otras formas de mostrar el producto para motivar al hipotético
comprador que les compre.

 

Pero lo mejor de todo ha sido la solución: una pasarela de madera que dormirá el sueño
de los justos durante toda la épica de la Semana Santa, la mayor de las fiestas locales en
el sentir de muchos cacereños. En plena cercanía a la Plaza y conjunto monumental. Una
horrenda plancha para subir los mayores y los niños…Menuda chapuza, propia de gentes
de la ciudad, aceptada (dicen) por los tenderos que se hacen la foto sonrientes, para
mayor escarnio, al lado de la calle revolcada. Que la foto es la foto. Como la que se hizo
alguien de la oposición, para aprovechar el mal tino de la regidora.Los llevábamos a todos
a la escuela. A aprender perspicacia con los suyos, con los vuestros, con los de más allá.

Esas listas donde el candidato hombre de Badajoz va en posible puesto de salida y la candidata
mujer de Cáceres no, viene a demostrar que sigue habiendo una desigualdad entre
ambas provincias y entre políticos y políticas, agudizada por la falta de respuesta de la
más castellana de aquellas, regida hoy políticamente por ediles poco corajudos y jefes sin
ningún interés en que se promocione.

Escuchar lo que vienen a decir (desde fuera) sobre la hermosa Norba Caeserina los que
solo la visitan, primero la Montero y luego la Querejeta, y aceptarlo como magnífico y
darles premios por ello, tiene (aun entendiendo que se busca el marketing para las
Fundaciones) algo patético entre los pliegues y muestra las inseguridades con las que
todos los días lidian sus frustraciones algunos líderes de dentro y fuera del circuito político
y cultural. Pero a esta ciudad más le valiera no caer en el papanatismo ramplón que solo
se fija en el halago y calibrar cuánto tienen de real los defectos que ambas señalaron con
sus palabras. Para subsanarlos. Para exigir que se subsanen por quien corrresponda.  Dar
una subvención por cuatro semanas de rodaje en un parque sin características
específicas cacereñas y premiar periodísticamente a quien escribe sobre el atraso que
tiene esta tierra, tiene un toque de masoquismo digno de ser estudiado por los expertos.

Y sin embargo, la ciudad confiada se olvida de preguntar (a quien corresponda) por qué
un festival como el de las aves, que tenía una subvención de entre 80-90.000 €, ha bajado
este año hasta los 35.000. Y que si se dan 200.000 € en 20 becas para estancias de
formación europea de seis meses fuera del país a titulados desempleados, eso les
garantiza algún puesto de trabajo, o sólo el dejar de aparecer en las listas de parados,
hasta después de las citas electorales.

CONTEXTO ACTUAL  es un Grupo de análisis político y social, formado por especialistas

en diversas materias, de carácter crítico, preocupado por la situación actual.