ES UN DELITO APROPIARSE DE LA OBRA DE UN AUTOR

Comparte en redes sociales

Esta manifestación  resultaría indignante en cualquier país civilizado. Es obligado citar al autor, aunque  sean dos líneas las que se han “tomado”, que pueden ser todo un recordatorio del que las escribió. Pensemos en las frases: “Ser o no ser, esa es la cuestión”, “Pienso, luego existo”, sin decir nada más o “Este es el invierno de nuestro descontento”, frase clásica de la literatura universal. Con todas ellas, una sola línea, se reconoce a sus creadores.

Precisamente esta escritora fue  condenada por copiar “literalmente varios poemarios del excelente  poeta leonés  Antonio Colinas”, premio Nacional de Literatura. Debemos recordar también que con anterioridad un importante diario de Extremadura  publicó un trabajo titulado  La Eva futura, advirtiendo que la escritora se  había apropiado del título de una novela publicada  en Francia por entregas en la revista La Vie Modérne que la mayoría de los profesores de literatura consideran  una verdadera delicadeza. Su lectura se recomienda en revistas y artículos periodísticos, junto con otras pequeñas grandes obras como el Vizconde Demediado, de Italo Calvino.

El que escribió La Eva futura  fue Jean Marie Mathias, Conde de Villiers de L’Isle Adam, descendiente de una ilustre familia de la que heredó una gran fortuna que apenas le duró  unos  pocos años, dilapidó todo el capital, hasta el último céntimo. Su indigencia fue tan absoluta que llegó un momento en el que apenas disponía de unas monedas para comprar tinta y papel.  En su casa no había ni un solo mueble teniendo que escribir en el suelo. Muy apreciado por sus contemporáneos. Influyó en León Bloy y al parecer en Paul Claudel. Sus amigos le socorrían llevándole alimentos para que pudiera subsistir.

El argumento de la obra del Conde de Villiers es muy original. Un famoso inventor crea una mujer artificial para un amigo que había perdido a su novia, con la intención de mitigar su dolor entregándole el invento que compensara la pérdida. Un crudo relato del amor de un joven por una mujer que, en realidad afronta el tema de la inteligencia artificial.

Precisamente con este título  publicó la escritora que se menciona, una novela en cierto modo autobiográfica, un plagio  del título, lo que no es habitual. Es más corriente copiar el contenido y elegir otro título.

Como se ha expuesto, fue condenada por un juzgado de Madrid por el plagio de los poemas de Colinas,  El juez consideró que no se trataba de una “intertextualización”. Era palpable que había  tomado gran parte de la obra   del genial  poeta. No hay que aceptar el abuso intelectual que significa apoderarse de un título o de parte de la obra de otro creador. Sería un gran escándalo que alguien eligiera para su producción títulos como Edipo Rey, La Montaña Mágica o Madame Bovary. Un verdadero robo intelectual. Citar a otro escritor eleva al que le recuerda pero haciendo constar el nombre del autor .Como dijo  el profesor Laín Entralgo, las creaciones científicas o literarias  no aparecen por azar, como un regalo del cielo .Suponen el esfuerzo de toda una vida y es una bajeza no señalar la autoría.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.