ESPECTACULAR DEBUT DE CARLOS SAINZ CON RENAULT.

Comparte en redes sociales

Gran Premio de EE.UU.

Circuito de las Américas, Austin, Texas.

Carlos Sainz es una realidad de la Fórmula 1. Estábamos esperando su primera carrera con un coche decente. El Renault no es un bólido top pero es un buen monoplaza. Carlos ha madurado como piloto y ayer lo demostró en Austin.

Carlos Sainz y su nuevo Renault.

El madrileño salía séptimo tras adelantar una plaza debido a la sanción de Verstappen. Calificó en Q3 con mucha solvencia. En la salida cedió plaza a Fernando Alonso, pero en carrera luchó con los dos Force India. Realizó un adelantamiento espectacular a Checo Pérez y no pudo con Occon pero rodó en sus tiempos en la parte final de la carrera. Estoy convencido que el año que viene los franceses mejorarán el chasis de sus fórmula uno y Carlos va a disponer de un coche muy interesante. Terminó séptimo, por delante de monoplazas más rápidos que el suyo. Supo ser agresivo cuando había que serlo y conservar para recoger puntos. Espectacular.

Sainz adelanta a Pérez.

Fernando Alonso partía en octava posición. Adelantó a Carlos y se manejaba en esa zona buena de puntos cuando su motor Honda le dejó tirado una vez más en estos tres años de calvario. Su compañero salió el último por el mismo tema en la clasificación y el asturiano lo hará en esa posición en Méjico por tener que cambiar el bloque. Es una pena que los nipones no hayan acertado en dar a Fernando un motor decente. Lo intentan. Meten más caballos para que Alonso pueda estar en zona de puntos pero entonces la fiabilidad brilla por su ausencia y una vez y otra rompen motor. Hay que competir decentemente las tres carreras que quedan y empezar con Renault que promete. Eso sí, el año que viene no habrá excusas y menos con esa renovación de Fernando con McLaren por la friolera de 40 millones de euros. El mejor contrato de la historia de la Fórmula 1.

Vamos con los de arriba que también nos brindaron momentos brillantes. Hamilton salía primero y Vettel segundo. La recta de Austin es muy larga y Vettel arrancó muy bien. Lewis, como es lógico, no se metió en líos y no luchó por mantener la primera plaza. Estuvo vigilando al alemán durante unos giros. Pero el Mercedes es muy superior al Ferrari. En la vuelta seis, Hamilton apuró frenada. Se puso en paralelo con Seb y dos curvas después lideró el gran premio hasta el final. Ambos estuvieron limpios. Vettel comprendió que no podía ganar.

En el muro del alemán cambiaron la estrategia a dos paradas para ver si con un coche de seguridad al final de la carrera y Seb con ruedas más frescas que Lewis, se producía el milagro. No fue así y Hamilton ganó. Le basta con ser quinto en Méjico si Vettel gana allí. Eso sí, Sebastian nos deleitó con adelantamiento para enmarcar. Bottas se disponía a doblar a Vandoorme y Vettel colocó su Ferrari entre los dos bólidos, pasándolos a la vez. Tremendo.

Pero el espectáculo de verdad nos lo proporcionó, una vez más, Max Verstappen. Empezó muy atrás por sanción y fue adelantando rivales por cualquier zona del circuito. Faltando un cuarto de carrera caza a Bottas que iba cuarto. Le pasa en un suspiro y dirige su punto de mira a Kimi. Por radio le comunican que solo tendría una oportunidad en la última vuelta. Max enseña el morro de su Red Bull en todas las curvas. Kimi cierra todas las puertas. El fuego contra el hielo. Kimi deja un pequeño resquicio y Max se cuela por él. Alucinante. Pero es hueco era tan pequeño que el genio holandés sacó las cuatro ruedas de su monoplaza de los límites del circuito. Le sancionaron con cinco segundos y le retrasaron a la cuarta plaza. Da igual. El adelantamiento fue antológico y punto. Max es talento y espectáculo.

Resumiendo. Sainz demuestra que es piloto de gran escudería. Hamilton tiene el mundial en el bolsillo. Alonso acertó marchándose de Ferrari pero no lo hizo al aterrizar en McLaren. Red Bull-Renault es el coche más rápido en carrera pero no en clasificación y Verstappen es muy bueno y Bottas no lo es tanto.

Dos apuntes finales. El primero, el acierto por parte de los nuevos dueños de la F1 de implicarse con el cáncer de mama. Durante todo el fin de semana se pudieron ver numerosos detalles rosas. Partes del circuito, gorras de pilotos… Perfecto. Y el segundo traer de maestro de ceremonias para los coches más rápidos del mundo al hombre más veloz sobre la faz de la tierra, Usain Bolt.

Próxima estación: Méjico.

Clasificación Gran Premio de EE.UU.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.