Estreno de una nueva temporada decisiva del culebrón minero de Valdeflores

Comparte en redes sociales

Dos imágenes de la zona de la mina de Valdeflórez donde ha actuado la empresa Extremeña de Litio.

A veces los seriales y culebrones son difíciles de seguir por la cantidad de tramas secundarias, por los giros inesperados de guión o simplemente porque debido al tiempo transcurrido desde el estreno de la primera temporada ya no nos acordamos de si tal o cual personaje sigue viviendo o pasó a la historia. Algo así sucede con el asunto de la mina de litio a cielo abierto, que sigue siendo una amenaza para Valdeflores y para toda la ciudad de Cáceres, a pesar de que muchas personas piensen erróneamente que tal amenaza ya no existe.

En fechas recientes se ha producido una novedad importante en la tramitación autonómica de los permisos mineros, que da la razón a la petición formulada el 10/06/2019 por la Asociación «Salvemos la Montaña de Cáceres», referida a la terminación de la concesión de explotación de las dos cuadrículas mineras de «Valdeflórez».

>

Pero para evitar errores de interpretación sobre el alcance de este hecho repasemos brevemente el recorrido administrativo del asunto ante la Junta de Extremadura (ahora no aludiremos a los numerosos procedimientos que también se han seguido o se siguen aún en el Ayuntamiento de Cáceres).

Antes de nada, creemos necesario explicar con lenguaje llano dos términos propios de la Ley de Minas: «permiso de investigación» y «concesión de explotación derivada». Imaginemos que una niña (o una empresa minera) tiene ganas de un caramelo que está de moda (porque contiene extracto de litio) y espera que su madre (la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Junta de Extremadura) se lo consienta. Un «permiso de investigación» sería el equivalente al permiso que le da la madre a la hija para que vaya por las calles buscando tiendas de chucherías que tengan ese caramelo, que no en todas las tiendas está. Cuando la niña encuentra un sitio donde venden el caramelo, pregunta su precio y vuelve corriendo a decirle a la madre que lo ha encontrado y que si le deja comprarlo y comérselo. Si la madre le dice a la hija: «Toma, hija, cómpralo con este dinero y cómetelo», entonces estamos ante una «concesión de explotación derivada» del permiso de investigación previo.

Lo normal según la Ley de Minas es que para que la hija pueda comerse el caramelo (a través de una «concesión de explotación») antes la madre le tiene que haber dejado ir a buscarlo por las tiendas (con un «permiso de investigación»).

Si la madre le da permiso doble a la hija (para investigar y para que se coma el caramelo si lo encuentra), pero antes de que la niña se lo lleve a la boca le retira el permiso para buscar el caramelo (por ejemplo, porque la castiga por haber dejado desordenada y sucia su habitación), queda automáticamente sin efecto la autorización para comérselo.

Sin embargo, la niña es muy lista y sabe que si deja pasar tiempo para que la madre se calme puede conseguir que le levante el castigo y que le vuelva a dar un permiso de investigación para que siga buscando el caramelo del litio.

Ahora desvelemos la identidad de los personajes de este drama contemporáneo: la niña comedora de litio es la empresa Valoriza Minería, S.L.U. (y luego su empresa pantalla Tecnología Extremeña de Litio, S.L.U.). Y los hechos relevantes son estos:

  • El 13/10/2016 el Servicio de Ordenación Industrial Energética y Minera de Cáceres otorgó a Valoriza Minería un «permiso de investigación» para buscar litio, entre otros minerales, en 2 cuadrículas mineras de la Sierra de la Mosca (expediente «Valdeflórez», n.º 10C10343).

  • El 4/05/2017 el mismo servicio le dio otro «permiso de investigación» similar a Tecnología Extremeña del Litio, esta vez para 45 cuadrículas (expediente «Ampliación a Valdeflórez», n.º 10C10359).

  • El 10/10/2017 Tecnología Extremeña del Litio solicitó una concesión de explotación derivada para las 2 cuadrículas de «Valdeflórez» y otra concesión similar para las 45 cuadrículas de «Ampliación a Valdeflórez».

  • El 26/10/2017 la Consejera de Economía e Infraestructuras anuló el permiso de investigación «Ampliación a Valdeflórez» por no haber respetado el trámite de información pública del expediente. Ordenó volver atrás al momento en el que se cometió el error. Entonces se presentaron miles de alegaciones durante el nuevo trámite de información pública. Todavía está pendiente de resolverse este procedimiento.

  • La anulación del permiso de investigación «Ampliación a Valdeflórez» llevó a dejar sin efecto la concesión de explotación derivada que se estaba tramitando. Por eso el 15/01/2018 la Dirección General de Industria, Energía y Minas dio por terminado el procedimiento de la concesión «Ampliación a Valdeflórez».

  • El 29/05/2019 la Consejera de Economía e Infraestructuras anuló el permiso de investigación «Valdeflórez» y ordenó volver atrás en el procedimiento para repetir el trámite de información pública, en el que se habían producido incumplimientos esenciales de las normas. Todavía no se ha abierto el nuevo periodo de información pública. De modo que está pendiente de resolverse este procedimiento.

  • En consecuencia, el mismo día, 29/05/2019, la Dirección General de Industria, Energía y Minas ha dado también por terminado el procedimiento de la concesión «Valdeflórez».

En resumen, ahora la niña (Tecnología Extremeña del Litio) se ha quedado sin el permiso de su madre (Junta de Extremadura) para buscar el caramelo de litio, y por tanto en el caso de que lo encontrase en una tienda todavía no podría comérselo.

No obstante, esto no es definitivo, porque tanto para las 2 cuadrículas mineras iniciales («Valdeflórez») como para las 45 posteriores («Ampliación a Valdeflórez») lo único que se le ha impuesto a la empresa minera es un retraso en su deseo de comerse el caramelo de litio, pues una vez corregidos los defectos del trámite de información pública la Junta de Extremadura tendrá que volver a decidir si le da los dos permisos de investigación «Valdeflórez» y «Ampliación a Valdeflórez» (que le fueron anulados por defectos de forma, gracias a la presión de los colectivos locales defensores de la Montaña).

Luego la amenaza de que nos devoren el litio de la Montaña de Cáceres sigue viva. Que la población de Cáceres y de Sierra de Fuentes no bajen la guardia, porque no se puede cantar victoria aún. El culebrón de Valdeflores continúa, solo que en una nueva temporada.

PLATAFORMA SALVEMOS LA MONTAÑA


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura .
  • FinalidadModerar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.