Evolución de la educación al e-learning y los retos que conlleva

Comparte en redes sociales

La educación ha padecido una importante evolución desde la introducción de los medios digitales. Su irrupción ha cambiado la forma en la que las personas tienen acceso a información y cursos cualificados en cualquier momento y lugar. De hecho, muchos centros educativos ya incorporan esta metodología en su día a día, así como empresas que ofrecen a sus trabajadores formación continua y personalizada para mejorar sus capacidades, entre otros.

El concepto de e-learning

Esta idea ha tenido una especial importancia desde el impacto de la pandemia por COVID-19, en la que muchos procesos de aprendizaje han pasado a ser a distancia. Se trata de un tipo de enseñanza en la que un profesor imparte una lección o explica una aplicación práctica. Mientras, una serie de espectadores pueden seguir las explicaciones en tiempo real y con diferentes ventajas, como la pausa y el rebobinado.

​Este aprendizaje electrónico es un sistema de transmisión de conocimientos válido en múltiples ámbitos: colegios, universidades, centros formativos especializados, empresas, particulares, etc. No suele existir un límite de participantes, debido a que el discurso principal es el del docente que expone las ideas. Además, suele acompañarse con diferentes medios interactivos que permiten involucrar a la audiencia. Un método consiste, por ejemplo, en realizar sondeos periódicos a medida que avanza la exposición para comprobar la retención de conocimientos.

La idea es aprovechar el aspecto intuitivo de los nuevos medios para formar a las personas. Se suelen utilizar medios multimedia para complementar la información o para representarla en su totalidad incluso. A la hora de explicar, hay un amplio plano que los docentes pueden explorar y este tipo de enseñanza se presta mucho a la innovación. Lo ideal es utilizar y aprovechar todos estos nuevos medios para acompañar a los contenidos. Para ello, un profesional especializado nos ayudará a plasmar el contenido de forma creativa, visualmente atractivo, segmentado y revisable. Contar con uno o varios especialistas que nos ayuden a editar, maquetar y otros aspectos a tener en cuenta a la hora de crear nuestro curso online, nos permitirá diferenciarnos y aportar una presencia profesional.

Hoy en día es posible crear relaciones con trabajadores independientes a través de diferentes plataformas online como Fiverr, un marketplace dedicado a ofrecer servicios freelance en distintas áreas/industrias. Trabajar con profesionales freelances supone una oportunidad para contactar y establecer relaciones puntuales para la puesta en marcha de acciones concretas. Tanto en términos de eficiencia económica como de excelencia, la empresa o particular contratante sale ganando, ya que puede adaptar cada profesional que se encuentra en la plataforma a las necesidades de su curso por internet.

Pero, en definitiva, en el ámbito empresarial, el e-learning ha revolucionado los cursos de formación gracias a sus propias características. Este sistema rápido y eficiente permite acudir a las clases en tiempo real o en diferido, con contenidos que pueden ampliar el conocimiento base de los trabajadores. Así pueden investigar y formarse en ámbitos más específicos que les ayudarán a desempeñar su trabajo más eficientemente, lo que repercute en un mejor funcionamiento de la empresa.

Aplicaciones y beneficios

Además de la enseñanza en centros educativos, este tipo de aprendizaje es idóneo para empresas y emprendedores. Vivimos en un mundo en expansión en cuanto a cultura empresarial, por lo que cada año es necesario invertir una serie de horas para actualizar los conocimientos de sus integrantes. En este sentido, el e-learning es el formato idóneo para facilitar encontrar un hueco para estas actividades. Además, podemos adaptar el formato para que los contenidos sean más fáciles de comprender o introducir herramientas que complementen la formación de los trabajadores.

Para las empresas significa flexibilidad, ya que no tienen que cargar con los gastos de un editor de vídeos, por ejemplo. Simplemente contratan a un profesional o a varios durante un tiempo determinado y estos se encargarán de adaptar el formato de la materia. Estos profesionales también se encargan de actualizar los contenidos y medios para hacerlos lo más accesibles posible.

Para los particulares interesados en lanzar un curso online, contar con este tipo de colaboradores puede ser casi la única forma posible de hacerlo viable. De lo contrario, pulir este tipo de contenidos tendría un coste demasiado elevado para una sola persona.

Retos que se plantean con el e-learning

Para empezar, se trata de un método sencillo y atractivo que puede acabar sustituyendo a la enseñanza tradicional. En este sentido es importante cuidar siempre que toda formación cuente con un apartado humano y personal. Es posible aprender ingentes cantidades de información y conocimiento usando estos medios.

Eso sí, debemos asegurarnos de que el formato del curso es intuitivo y adaptado a las necesidades de las personas. Hay algunos aspectos en los que se puede trabajar, como ofrecer parte de la materia para verla en cualquier momento y no solo en vivo. A veces, los usuarios no pueden prestar toda la atención que deberían porque durante la retransmisión se ven interrumpidos o no pueden permanecer en su totalidad.

Por tanto, los retos principales para lograr una formación online exitosa pasan por adaptar los conocimientos a las capacidades y los tiempos de los espectadores.

Oportunidades que ofrece esta metodología

En los procesos de formación para empleados y particulares, este tipo de metodología puede ser un factor de cambio enorme. Contar con freelancers especializados en edición de vídeo, creación de plataformas o producción de cursos, entre otros, nos ayudará a llevar nuestros proyectos educativos a otro nivel. Así conseguiremos contenidos de gran calidad y formatos muy digeribles para los usuarios que quieran aprender con nuestro curso.

Anteriormente, el aprendizaje a distancia era aburrido y monótona. Sin embargo, hoy en día se puede editar y adaptar a un formato mucho más intuitivo. No es necesario contar con el conocimiento completo que requiere esta adaptación, sino que podemos contactar con profesionales especializados. Por menos de lo que uno piensa, es posible conseguir un curso de aspecto profesional y con múltiples posibilidades para la enseñanza como infografías, vídeos y otros recursos multimedia.

En definitiva, este sistema formativo nos brinda el acceso a novedosas opciones para llevar a cabo nuestros cursos con una mínima inversión. Gracias a ellos, seremos capaces de captar la atención de un público más amplio y ofrecer unos conocimientos fácilmente asimilables.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.