¿ QUÉ FUE DEL TRASVASE DESDE PORTAJE AL GUADILOBA ?

Comparte en redes sociales

La ciudad de Cáceres y algunas poblaciones de su entorno continúan sin resolver de una manera definitiva sus problemas de abastecimiento de agua ya que la obra del trasvase entre los embalses de Portaje y del Guadiloba además de inconclusa, se encuentra paralizada, lo que impide su utilización por el momento.

 

La solución elegida por la Confederación Hidrográfica del Tajo para resolver de un modo definitivo el problema de dotar de agua a la capital cacereña y otros núcleos cercanos consiste en utilizar el embalse de Portaje (23 Hm3) construido sobre la Rivera de Fresnedosa que en principio iba destinado al riego pero que, al resultar inviable económica y ambientalmente la zona regable, se decidió darle utilidad para abastecer a la capital de la provincia.

 

En caso de fallo hidrológico en Portaje hay la posibilidad de proveer al mismo desde los canales de la zona regable del Alagón abastecida por el embalse de Gabriel y Galán (911 Hm3) lo que da una elevada garantía hidráulica a la solución adoptada.

 

La alternativa de abastecerse de agua desde Portaje ha sido puesta en entredicho desde un principio por los alcaldes y por muchos habitantes de los núcleos a los que ha de servir. El rechazo se fundamenta en que dicho embalse dista de la capital unos 65 km, se precisan varias elevaciones del agua y en el caso de la conducción resulta ser de ejecución muy costosa dado que hay que cruzar los ríos Tajo y Almonte embalsados en Alcántara. Esto conlleva dos obras de ingeniería bastante compleja a las que todavía no se ha dado solución.

 

Por sus características el trasvase desde Portaje al Guadiloba será una solución muy onerosa para los usuarios. Comportará unos elevados importes de la inversión que hay que amortizar, así como cuantiosos gastos de explotación debido a los altos costes energéticos de las elevaciones y a los de mantenimiento de la infraestructura.

 

El importe resultante tendrá que ser abonado por los usuarios en los términos que establecen el Texto Refundido de la Ley de Aguas y sus Reglamentos. El coste a satisfacer supondrá un sensible incremento sobre el precio que se paga por el agua en la actualidad.

 

La alternativa de Portaje hubo de tomarse una vez que la solución más lógica que era la construcción de una presa en el río Almonte, distante unos 15 km de Cáceres, tuvo que descartarse debido a que la Declaración de Impacto Ambienta (DIA) resultó negativa. Esta DIA es un paradigma de cómo se puede desechar una obra por cuestiones ambientales sin que existan causas razonables para ello. Les invito a que la lean.

 

En los momentos actuales parece que estamos ante una posible sequía. El embalse del Guadiloba solamente acumula 12 Hm3 de un máximo de 20 Hm3 de capacidad, lo que hace imprescindible el funcionamiento del viejo trasvase desde el Almonte, solución que se decía provisional y que es insuficiente, pero que dado el tiempo transcurrido al parecer ha alcanzado el grado de definitiva, como muchas veces sucede en nuestro país.

 

Antes de que nos pueda coger el toro de un nuevo período seco parecería razonable que, desde los diferentes ayuntamientos afectados, se urgiera la finalización de la obra desde Portaje, a fin de disponer de una garantía mayor en el abastecimiento. Esta postura creo que sería la lógica a adoptar en estos momentos. Aunque veremos si existe presupuesto y ya se han arbitrado las soluciones técnicas pendientes que son dos premisas imprescindibles para finalizar y poner en servicio las obras.

 

Otra cosa sería cómo se abordan los costes que este nuevo abastecimiento generará para los ciudadanos.

 

Ya propuse desde este blog, pensando que sería lo más justo y equitativo, que fuera el Estado el que absorbiera la diferencia de costes que para el usuario supone abastecerse desde Portaje, sobre lo que hubiera resultado de haberse llevado a cabo la presa del Almonte, desechada por razones ambientales.

 

Los costes ambientales para mantener intacto el río Almonte no debieran recaer exclusivamente en los usuarios cacereños del abastecimiento, ya que benefician a todos los ciudadanos. Por esta razón propugno la absorción por el Estado de la diferencia de coste entre una y otra solución.

 

Los usuarios de Cáceres y de su entorno abonarían exactamente lo que hubiera costado traer el agua desde el Almonte que era la solución más favorable para resolver el problema de abastecimiento de agua con una garantía parecida a la de Portaje.

 

Ignoro si el conjunto de alcaldes de ayuntamientos beneficiados por el nuevo abastecimiento ha hecho gestiones en el sentido de buscar esa compensación. Si no lo han hecho creo que sería un buen camino para tratar de conseguir que los cacereños y los habitantes del entorno de la capital que se abastezcan desde Portaje paguen por el agua un precio justo.

 

Las vacaciones veraniegas, propiciarán una pausa en las publicaciones de este blog hasta el 25 de agosto. Feliz verano a todos los lectores y gracias por su atención y por el tiempo que le dedican.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.