El informe de Toxicología desvela que el parricida de Cáceres había bebido

Comparte en redes sociales

EFE. Este estudio, que fue remitido al juzgado la semana pasada, tendrá que cotejarse ahora con el informe forense, que es el que determinará si cuando el autor confeso realizó el disparo con la escopeta tenía sus capacidades afectadas por el alcohol.

El abogado del acusado, Diego Pacheco, ha explicado a Efe que el informe arroja que su cliente “presentaba una intoxicación etílica y una concentración de alcohol alta” y mantiene que, por tanto, “sus facultades estaban afectadas en el momento de los hechos”.

Este informe toxicológico, del que no ha trascendido la tasa de alcohol por hallarse el caso bajo secreto de sumario, no es aún concluyente puesto que será el forense quien determine si esa afirmación es así y a qué horas se habían consumido las bebidas alcohólicas.

El caso continúa en fase de instrucción y otros de los informes forenses que faltan por recibirse es el que aclarará si el padre se encontraba dormido o no en el momento del disparo, puesto que fue hallado muerto en su cama.

El juez ya ha tomado declaración a familiares y amigos del parricida, de las que ha trascendido que detrás podría haber un presunto caso de malos tratos desde hace 30 años, aunque nunca denunciaron los hechos por miedo


Comparte en redes sociales