LA INCURSIÓN DE MARÍA GUARDIOLA EN LA POLÍTICA EXTREMEÑA

Comparte en redes sociales

» ! Cuán largo me lo fiais, amigo Sancho ! «. 

Miguel de Cervantes  puso  esta histórica y manida frase en boca de Don Quijote al dirigirse a su escudero, haciendo referencia a los vaivenes del destino y la fragilidad o debilidad de los sueños y las esperanzas.

El destino, con una gran dosis de credibilidad en el concepto positivo de la política, tan denostada en estos tiempos convulsos que vivimos, han » colocado» a María Guardiola Martin como presidenta regional del Partido Popular en Extremadura, casi con el cien por cien del apoyo de quienes la han votado en el último Congreso regional de su formación política y como referente del centro derecha en Extremadura, lo cual no deja de ser algo, además de muy importante, y suponemos que ilusionante, sumamente comprometido

En una campaña denominada Habla Extremadura, Guardiola ha recorrido la región extremeña fundamentalmente para, no solo dar a conocer las líneas básicas fijadas en un documento tipo a desarrollar de cara a las próximas elecciones autonómicas 2023, sino para ser más conocida de lo que es, principal hándicap que imaginamos tiene asumido, ya que apenas tiene diez meses para que aquellos extremeños que así lo consideren,  no solo sepan de ella sino que confíen en el programa que tiene previsto desarrollar junto a su equipo de colaboradores.

«Tenemos que mejorar la cohesión territorial,  darle vida a nuestros pueblos, cuidar que tengan una escuela, un comercio y en que a la gente les sea atractivo vivir en ellos», ha manifestado la ya líder popular, en una de sus muchas frases definitorias de lo que pretende inculcar. Asimismo, ha señalado que su programa  contempla «reformas legislativas, fiscales y económicas para aliviar la vida de las familias extremeñas y para oxigenar la vida de las empresas extremeñas que están asfixiadas con tanto papeleo», para rematar afirmando  que » …ya está bien de ser carne de memes y de que se rían de los extremeños», en clara alusión al evidente fiasco del mal llamado » tren de altas prestaciones » y la falta de idóneas infraestructuras en Extremadura, en pleno siglo XXI. Mucha culpa de ello la tiene su propio partido, por la falta de atención y mala gestión en épocas ya pasadas, entiéndase los gobiernos de Rajoy-Monago, fundamentalmente, y no digamos del PSOE, aunque el actual presidente de la Junta presuma de grandes inversiones que al menos, de momento, no se ven cuanto menos eficaces para comunicar a nuestra región como le corresponde y es exigible en estos tiempos.

Así, las cosas, María Guardiola tiene a su favor su incuestionable preparación técnica, su conocimiento de los entresijos que confluyen en los problemas regionales, varios de ellos seculares, las ganas, la ilusión, la fuerza que atesora su propio músculo político, la responsabilidad de un cargo que la ha convertido en un plis plas en líder de la oposición, y siendo una » novedad» que lo es, sobre todo a nivel regional, tiene mucho que hacer y demostrar para que se confíe en ella como recambio a un cuasi sempiterno Fernández Vara, a quien curiosamente ha tachado de » un presidente sin impulso, sin ganas de trabajar, sin nada que ofrecer y dejado a la inercia, a la espera que  le caiga del cielo un proyecto interesante que vender antes de las elecciones, y lo que necesitamos es alguien que alce la voz escuchando a los extremeños»., como impresión en la primera entrevista » de tú a tú», mantenida con él hace unos días.

En su contra, Guardiola tiene el hándicap del tiempo para que cualquier extremeño, algo de lo que sí puede presumir Vara, sepa quien es, lo que ofrece y lo que pretende desde el rango de su responsabilidad y como alternativa a una forma de gobernar, que excepto en el gobierno Monago de cuatro años, está asentada en la mayor parte de la geografía extremeña con la apisonadora de La Junta de Extremadura, las dos Diputaciones y la actual mayoría absoluta de la que «disfruta» el PSOE.

Por todo ello, los vaivenes del destino para María Guardiola ahí están y debe afrontarlos con el buen talante que se le presume y  la fragilidad o debilidad de los sueños y las esperanzas, que decía Cervantes en la cita que encabeza este artículo, ojalá que no se produzcan para el bien de la higiene de la política que se ejerce en estos pagos extremeños por lo que, señora Guardiola, para quienes deseamos lo mejor para Extremadura, bienvenida al club y ya sabe…al lío, que aún hay mucho que tejer y coser.

PACO DE BORJA, DIRECTOR.

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta