UNA NUEVA DIVISIÓN TERRITORIAL PARA EXTREMADURA

Comparte en redes sociales

La nueva comarcalización anunciada hace unos días por la Junta de Extremadura y que divide la región en 9 comarcas de una manera a mi entender bastante subjetiva y sin fundamento territorial claro, parece que ha sido retirada de la circulación porque a simple vista daba la impresión de que estaba poco elaborada. Como ejemplo a la comarca de Plasencia se le excluían Montehermoso y Jaraíz tradicionalmente unidas con la capital del Jerte. Al norte del Tajo, la provincia de Cáceres se dividía en tres comarcas, mientras que al sur solo se proponía una.

Uno que no es experto en ordenación del territorio, pero que en función de los puestos que ocupó en el IRYDA y posteriormente en la Confederación del Guadiana y en la Junta de Extremadura ha tenido ocasión de conocer a fondo el territorio de Extremadura, cree tener un conocimiento suficiente de la región y por eso me he permitido bosquejar una nueva división territorial. Creo que comparto con algunos expertos en territorio, al menos en parte, la nueva división territorial que propongo.

Un problema de Extremadura, como lo tiene Canarias, es la división en dos provincias. Hay tendencia a buscar agravios comparativos entre ellas. Si Extremadura hubiera estado dividida en cuatro provincias, cosa que debería haber ocurrido en la división territorial de Javier de Burgos en 1833, probablemente se hubieran reducido los problemas de celos entre las dos provincias como ahora se pone de manifiesto en muchas ocasiones. Y que siguen en pie, a pesar de los llamamientos a la cohesión territorial que se hacen desde algunos estamentos de la sociedad civil, como ha hecho el Club Senior de Extremadura en unas recientes jornadas celebradas en Guadalupe.

El modelo que propongo supera lo que se conocería como comarca, para abordar una unidad superior que yo denomino unidad territorial y que tendría unas dimensiones prácticamente igual a las que se hubieran producido dividiendo Extremadura en cuatro provincias.

Mi propuesta es fraccionar Extremadura en cuatro unidades territoriales con cabeceras en Badajoz – Mérida con la capital como una especie de distrito especial al estilo de Washington, Don Benito – Villanueva, Cáceres y Plasencia. Serían las unidades territoriales con superficies en torno a 10.000 km2 y agruparían población alrededor de la mitad de la que hay actualmente en cada provincia.

He llevado a cabo un estudio del Área Territorial de Plasencia y puede ser el modelo a seguir. El Área territorial de Plasencia tiene una extensión de 8.816,43 km2 y representa el 44,4 % de la superficie provincial de Cáceres (19.868 km2) y el 21,17 % de la de Extremadura (41.634 km2). Agruparía las antiguas comarcas de Hervás, Jaraíz, Coria, Plasencia y Navalmoral. La población total ascendería a unos 196.000 habitantes (datos de 2020), aproximadamente el 50 % de la población de la provincia cacereña.

El nuevo modelo a aplicar para el desarrollo del área de estudio se basa en la consideración de una capital del área Plasencia (39.860 habitantes) que se ubica en la parte central del territorio. Como cabeceras de comarca se sitúan: Jaraíz de la Vera (6.503 habitantes), Hervás (3.957 habitantes), Coria (12.366 habitantes) y Navalmoral de la Mata (17.163 habitantes).

Como núcleos de expansión se consideran las siguientes poblaciones:

Comarca de Jaraíz de la Vera: Jarandilla de la Vera (2.828 habitantes).

Comarca de Plasencia: Montehermoso (5.739 habitantes), Malpartida de Plasencia (4.602 habitantes), Cabezuela del Valle (2.194 habitantes).

Comarca de Hervás: Zarza de Granadilla (1.805 habitantes) y Pinofranqueado (1.736 habitantes)

Comarca de Coria: Moraleja (6.750 habitantes), Torrejoncillo (2.935 habitantes), Valverde del Fresno (2.309 habitantes)

Comarca de Navalmoral de la Mata: Talayuela (7.371 habitantes), Almaraz (1.744 habitantes)

El modelo se constituye con una capital de área territorial, 4 cabeceras de comarca y 11 núcleos de expansión. El conjunto de los núcleos anteriores tiene una población de 119.862 habitantes que representa el 61 % de la población total del área de estudio.

Este número de núcleos seleccionados 16 representa el 11,5 % del total de núcleos de población del área de estudio (139).

Mediante esta nueva división territorial se trata de mejorar el uso de los recursos públicos existentes en el área, buscando una mejor utilización de los mismos mejorando su eficiencia y su eficacia, de modo que sirvan de soporte a las actividades de la iniciativa privada o público – privada en las cuales ha de apoyarse el desarrollo de esta área territorial.

Considerada a nivel autonómico, tiene una dimensión territorial y número de habitantes idóneo para poder definir un modelo de desarrollo que permita la puesta en valor de todos sus recursos naturales, industrializarlos, transformarlos y comercializarlos al máximo dentro y desde el territorio para retener su valor añadido en él, de modo que el área evite su despoblamiento, que en algunas zonas empieza a ser preocupante y de difícil recuperación.

Se proponen en el modelo desarrollado, actuaciones en materia de: sedes de la administración autonómica, infraestructura de carreteras, ferrocarriles y de digitalización y conectividad, agroalimentaria y de mejora de regadíos, industrial con nuevos polígonos, sanitarias con adecuación de hospitales en Plasencia, Coria y Navalmoral, de educación con refuerzos de los centros existentes de la Universidad de Extremadura y de la UNED y de justicia entre otras, al objeto de acercar los servicios al ciudadano y facilitar el acceso a los mismos, de modo que con esta cercanía y una adecuada dotación  se pudiera facilitar la permanencia de las poblaciones en el medio rural evitando el despoblamiento y la conversión en un desierto poblacional.

El modelo propuesto puede ser mejorable y tal vez pudiera constituir con las mejoras que hubiere lugar, un punto de partida para una nueva división territorial de Extremadura.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta