Durante años muchos se ha tenido la duda de si la luna es una estrella o es un satélite. Sin embargo, al estudiar dichos conceptos y de acuerdo a las características propias de la Luna es fácil de diferenciar. Y es que una estrella es un cuerpo celeste que brilla con luz propia en el firmamento. Al estudiar la luna podemos darnos cuenta que ella no contiene luz. Aunque parece que tuviera luz no es más que el reflejo de la luz solar en la superficie de la luna.

Fases de la Luna

La Luna es un satélite natural, no posee luz propia y se encuentra en la órbita de la tierra. Este astro opaco no tiene agua y tampoco atmósfera. Es 49 veces más pequeño que la tierra y tiene menor gravedad. Sin embargo, este satélite es de gran tamaño y dentro del sistema solar es el de mayor tamaño.

Los cambios en la forma en que es iluminada la luna cuando es vista desde la tierra son las fases lunares. Estos cambios se realizan de manera cíclica conforme a la posición que tenga la luna respecto a la Tierra y al Sol.

Aunque no se tratan de cambios reales en la naturaleza de la luna sino más bien de la posición e iluminación lo que permite observar, en mayor o menor grado, su superficie a simple vista. Las Fases de la Luna disponen de ciclos de 28 días, que van desde su total iluminación hasta su ocultamiento total.

El ciclo lunar se caracteriza por repetirse cada una de estas fases lunares al término de la última fase, siempre en el mismo orden. Este ciclo lunar se compone de ocho fases que ocurren puntualmente.

Luna nueva

Durante esta etapa, la luna está muy oscura y es muy difícil de percibir. La razón es que sigue siendo iluminada por el Sol, pero por el otro lado, el lado no visible para los humanos.

Luna Creciente

La luna comienza a ser visible luego de 3 o 4 días después de la Luna nueva. En el hemisferio Norte se puede ver del lado derecho y en el hemisferio Sur se puede observar del lado izquierdo.

Cuarto Creciente

En el transcurso de esta fase se encuentra iluminada la mitad del disco lunar, puede ser observada desde el mediodía hasta la medianoche y durante la puesta del sol se puede observar alta en el cielo.

Luna Gibosa creciente

Durante esta fase la superficie de la luna iluminada es mayor a la mitad, en el hemisferio Norte se puede observar como una curva en el lado izquierdo. Mientras tanto, del lado derecho se puede observar en el hemisferio Sur. Además, alcanza su máxima altura al anochecer y se pone antes de amanecer.

Luna Llena o Plenilunio

Para cuando entra esta fase el disco lunar se ilumina completamente, por lo que la cara que se muestra a la tierra es totalmente visible. Esto pasa debido a que el Sol y la Luna están alineados casi rectamente con la Tierra en el centro. Su visibilidad se hace desde la puesta del sol hasta que amanece y en la medianoche alcanza su máxima altura.

Luna Gibosa menguante

Durante esta fase la superficie iluminada merma. Por lo tanto, se puede observar una curva al lado izquierdo si se encuentra en el hemisferio Norte y al lado derecho si se está en el hemisferio Sur. Alcanza su mayor altura durante la medianoche y sale inmediatamente después de la puesta del sol.

Cuarto menguante

Esta fase es la fase opuesta al cuarto creciente por lo que se ve iluminada la mitad de la luna. Sin embargo, del lado izquierdo para los del Hemisferio Norte y del lado derecho para los del Hemisferio Sur. Se observa mucho más alta durante el amanecer y su salida es a medianoche.

Luna menguante

En el transcurso de esta fase solo se visualiza un delgado segmento de toda la superficie de la Luna. En el hemisferio Norte se puede notar del lado izquierdo y en el hemisferio Sur del lado derecho. Su salida la hace después de la medianoche y su notoriedad se hace al final de la madrugada y durante la mañana.