La Unión ha informado de que Extremadura tiene actualmente alrededor de 131.500 hectáreas de riego en la demarcación de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, tanto en las Vegas Altas como Bajas, de las cuales más de 85.000 hectáreas se riegan por inundación y alrededor de 24.000 hectáreas con una dotación de más de 10.000 metros cúbicos por hectárea.

Así, las “principales presas” que abastecen a esta superficie de riego tiene una capacidad de 7.213 hectómetros cúbicos de agua y un volumen embalsado actualmente de 3.034 hectómetros cúbicos, lo que supone el 42 por ciento de su capacidad total.

Este volumen embalsado disminuye en los últimos años debido a “la escasez de precipitaciones y no parece que para esta campaña la cantidad de agua embalsada pueda aumentar de manera significativa”, señala la organización.

De esta forma, esta cuenca hidrográfica “padece periódicamente restricciones de agua debido a que el sistema es deficitario”, por lo que el presidente de la confederación ha anunciado el “posible recorte” del 20 por ciento de la superficie regable para la próxima campaña.

Mientras esto sucede, ha indicado, la Junta de Extremadura aprueba la puesta en riesgo de tres comarcas, como la de Monterrubio de la Serena, la de Arroyo del Campo y la de Tierra de Barros, con un aumento de la superficie regable de 20.522 nuevas hectáreas.

Por este motivo, La Unión de Extremadura ha solicitado una reunión “urgente” al presidente de esta confederación para que explique a esta organización agraria de dónde van a sacar el agua para los nuevos regadíos “si no tienen para los ya existentes”.

Actualmente se realizan inversiones para mejorar el sistema de acequias en varias comunidades de regantes, por lo que se ha preguntado si en el año 2018 “¿es operativo seguir invirtiendo en canalizaciones para mantener los riegos por inundación?”.

En este sentido, por los estudios técnicos realizados por La Unión de Extremadura, dicha organización entiende que se podrían ahorrar alrededor de 170 hectómetros cúbicos anuales implantando sistemas de riegos localizados en vez de seguir utilizando e invirtiendo en riesgos por inundación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.