La Unión pide controles rigurosos contra la importación de jabalíes del este de Europa

Comparte en redes sociales

El sector del cerdo ibérico extremeño está alarmado por las “últimas” noticias con respecto a la entrada en la región de animales “con dudoso control sanitario”, según la Unión de Extremadura.

Este colectivo  ha alertado del descubrimiento por parte del Seprona de cerdos vietnamitas salvajes que “no se tiene constancia de su entrada en la región”, y por otra parte, de la “confirmación” por parte del Ministerio de Agricultura de la importación por parte de cotos de caza de jabalíes de Hungría, donde se ha confirmado un caso de Peste Porcina Africana (PPA).

La Peste Porcina Africana, ha continuado el comunicado, es “especialmente” dañina por su “difícil” control en las explotaciones extensivas, por este motivo es tan importante que desde las administraciones “se haga un máximo esfuerzo de control” para evitar la importación de animales “de dudoso estado sanitario”.

Asimismo, la organización agraria ha recordado que Extremadura y el sector del cerdo ibérico padeció desde 1988 hasta 1994 la llamada “raya roja”, que impedía la exportación de los productos del cerdo ibérico de la región, por lo que el mercado del mismo se centró “exclusivamente” en el comercio interno.

Además, tras la denuncia pública planteada por la Unión de Uniones, desde el Ministerio de Agricultura han informado que “legalmente” no se puede prohibir la importación de animales de Hungría ya que “este país no tiene declarada oficialmente la enfermedad”, aunque “haya aparecido este caso de PPA”.

Por ello, la Unión de Extremadura ha exigido a la Junta que realice controles “rigurosos” contra la importación de jabalíes del este de Europa a cotos de la región, ya que, por otro lado, “lo que sobran en las tierras extremeñas son jabalíes como para que tener que importarlos por su mayor tamaño”.

En esta misma línea, han exigido a al Seprona el control “inmediato” de los cerdos vietnamitas y del resto de cerdos “exóticos, así como que se apliquen las “máximas” sanciones a los “irresponsables que están jugando con la salud de nuestras ganaderías”, puesto que el futuro sanitario de las “más de 1.083.000 cabezas de porcino” y de un sector que factura “más de 195 millones de euros depende de la pericia” con la que se ejecuten los controles sanitarios.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.