Las autonomías reclaman al Gobierno consenso para la Semana Santa

Comparte en redes sociales

Sanidad se mostraría partidaria de mantener el cierre perimetral de las autonomías hasta después de Semana Santa

 Con la Semana Santa ya en el calendario y en plena bajada de la incidencia de la tercera ola del coronavirus, Sanidad y comunidades autónomas se enfrentan ahora al debate sobre si las restricciones se deben mantener durante el inminente período vacacional de abril -y evitar así una nueva ola de contagios- o si por el contrario debe flexibilizarlas -y ayudar al maltrecho sector del turismo-. Sanidad podría estar barajando un nuevo enfoque diferente al de la Navidad y sobre la mesa está el mantener el cierre de las autonomías hasta después de Semana Santa. Ante esta posibilidad, ya hay posiciones distintas: Madrid ya ha insinuado que podría relajar las restricciones para ser “sensible” con la economía y dejar la Comunidad abierta a la movilidad; Andalucía se muestra prudente ante los datos médicos; pero Castilla y León, Castilla-La Mancha y Cantabria ya han comenzado a pedir que se consensúen las medidas con todas las regiones. Murcia se muestra, de momento, contraria a la apertura.

El Ministerio de Sanidad abogaría por prolongar en Semana Santa algunas de las restricciones vigentes, como mantener el cierre perimetral de las comunidades en marzo y abril o los límites a la movilidad, hasta conseguir el objetivo de rebajar la incidencia acumulada por debajo de los 50 casos. Gobierno y comunidades llevan trabajando desde hace días en un documento de acciones comunes para evitar la cuarta ola que podría provocar la excesiva relajación de medidas con motivo de la Semana Santa y mañana continuarán haciéndolo en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

El departamento que dirige Carolina Darias buscará que las autonomías se adhieran a su propuesta de mantener el cierre perimetral en marzo y abril, incluida la Semana Santa, según ha adelantado el consejero de Sanidad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz.

La Comunidad de Madrid sí que se estaría planteado unas vacaciones de Semana Santa sin cierre perimetral, aunque con limitaciones de aforo y reunión tanto en hostelería como en domicilios particulares. En su comparecencia del pasado viernes, el viceconsejero de Sanidad, Antonio Zapatero, ya advirtió al ser preguntado por las restricciones para las próximas vacaciones. En su opinión, debería ser el Consejo Interterritorial, bajo la coordinación del Ministerio de Sanidad, el que consensuara medidas comunes a todas las regiones.

Andalucía, dispuesta a relajar las restricciones en favor de una Semana Santa que dé aire al maltrecho sector turístico, pero prudente ante las recomendaciones médicas. Así, preguntado por la posibilidad de ampliar las opciones de movilidad en la Andalucía en los próximos días –las provincias están cerradas perimetralmente, por lo que no están permitidos los desplazamientos entre ellas–, el vicepresidente de la Junta,  vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, ha dicho que la respuesta será que así se hará “cuando el grupo de expertos nos diga que podemos hacerlo”.

Por su parte, el presidente del Gobierno de Murcia, Fernando López Miras, se ha mostrado contrario a rebajar las restricciones y ha apostado por “ser contundentes al hablar de la Semana Santa” y no generar “falsas expectativas y una sensación de relajación que luego nos lleve a la frustración cuando se produzca probablemente una cuarta ola y tengamos que aplicar restricciones”.

El jefe del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha pedido al presidente, Pedro Sánchez, que convoque a sus homólogos en las comunidades autónomas para tratar de consensuar una postura en todo el país sobre las restricciones y su posible flexibilización de cara a Semana Santa.

“Sería lamentable que cada comunidad autónoma haga una cosa, porque además no tendría mucho sentido, sería una Torre de Babel”, ha afirmado el presidente cántabro, que espera que “haya sensatez” y que el presidente del Gobierno central convoque a una reunión a los autonómicos para tratar de llegar a un consenso.

La Junta de Castilla y León ha abogado también por “aplicar un criterio de prudencia y que sea homogéneo” en todo el territorio nacional tras conocerse la intención de la Comunidad de Madrid de abrir el cierre perimetral en Semana Santa ante la caída de contagios de COVID-19.

El consejero de Presidencia del Gobierno regional, Ángel Ibáñez, ha señalado este martes a preguntas de los periodistas en Zamora que la Junta defenderá esa premisa en el consejo interterritorial que se celebrará este miércoles al considerar que es “lo razonable”. Ha defendido esa homogeneidad de actuación en todas las comunidades autónomas porque “lo que ya todos hemos entendido a estas alturas es que el virus no conoce de fronteras administrativas”.

En esta línea ha continuado el consejero de Sanidad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, mostrándose partidario de que se adopten medidas de ámbito nacional de cara a Semana Santa, para controlar la expansión de la pandemia.

En la conferencia de prensa en la que ha informado de los acuerdos adoptados en el Consejo de Gobierno celebrado este martes, donde se ha decidido ampliar el toque de queda en la región hasta la medianoche, Fernández Sanz ha sido preguntado por la propuesta que trasladará este miércoles en el Consejo Interterritorial de Salud en relación con las medidas a adoptar de cara a Semana Santa.

“Soy partidario de que en toda España tomemos una medida lo más común posible”, ha afirmado Fernández Sanz, que ha defendido que “si se toma una decisión común, será mejor para todos” y ha añadido: “Es lo que Castilla-La Mancha quiere y es lo que apoyaremos”.

El vicepresidente segundo y Consejero de Sanidad de Extremadura José María Vergeles ha recalcado que ahora mismo se está en “plena pandemia” y parece que lo sanitario manda sobre cualquier otro aspecto pero, cuando pase lo sanitario, ha asegurado que saldrán a la luz una serie de elementos que van a condicionar el abordaje de la atención sanitaria y de la atención a las adicciones.

De esta forma, ha apuntado que la Covid va a provocar que haya un incremento de la vulnerabilidad social, que se traducirá en “frustración” de una generación muy afectada por lo que la pandemia ha producido a determinados sectores.

Por ello, ha dicho, el reto de afrontar el duelo por las pérdidas conlleva a que algunas partes de la sociedad confíen el mismo a determinadas adicciones, ya sean con sustancia o sin sustancia, por lo que ha considerado fundamental estar pendientes de ese nivel de vulnerabilidad.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.