Lenglet: «El diálogo con Messi llega poco a poco, me pasó a mí y le pasará a Griezmann»

Comparte en redes sociales

FC Barcelona El internacional francés se sincera

Clément Lenglet
Clément Lenglet afp

Clément Lenglet se ha convertido en un hombre importante en el Barcelona y está intentando hacerse un sitio en la selección gala. El central repasa su vida y su experiencia en el equipo catalán en una entrevista a L’Est Republicain y también en la rueda de prensa que ha ofrecido en la concentración con Francia

El exjugador del Sevilla alabó a Messi, especialmente a nivel humano: «Es el mejor jugador del mundo, pero también le considero un amigo del vestuario. Todos los días actúa de forma tan simple que te obliga a verlo así». «Es una persona muy tranquila, no viene a darnos órdenes ni a reprimirnos», ha comentado.

Sobre la relación de su amigo y compatriota Griezmann con el internacional argentino, Lenglet ha insistido en que no hay ningún problema: «A Antoine le pasa lo mismo que me ocurrió a mí. El diálogo llega poco a poco. Messi tiene un núcleo muy fuerte a su alrededor, se lleva muy bien con Luis Suárez, pero es muy abierto y el contacto con el tiempo llega. Se puede hablar de muchas cosas con él, no sólo de fútbol, y nos ayuda cada día».

Lenglet también ha asegurado que Griezmann aún está en proceso de adaptación: «No es fácil integrarse en un club como el Barça, porque hay jugadores que tienen una experiencia común y el Barça tiene una manera de jugar particular, con un juego posicional al que él no está acostumbrado. Necesita tiempo de adaptación para sentirse al máximo sobre el terreno de juego».

La entrevista con L’Est Republicain se centra especialmente en el aspecto personal del joven futbolista francés. «No he cambiado mi estilo de vida. No fui una estrella en el Nancy y, para mí, todavía no lo soy. El entorno futbolístico tiene sus ventajas y desventajas. Tengo claro el valor del dinero. Por supuesto, me gano muy bien la vida. Cuando voy al restaurante, si quiero un plato de 40 o de 100 euros no miro el precio. Me permito algunas cosas. Pero comprar un Ferrari, no. Es agradable, pero sigue siendo un automóvil y no me atrae más que eso».


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta