Seleccionar página

LOS INSULTOS NO PUEDEN  INCLUIRSE EN LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

LOS INSULTOS NO PUEDEN  INCLUIRSE EN LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

La libertad de expresión y de información son derechos protegidos por las Constituciones de todos los países occidentales, muy importantes para el desenvolvimiento de la sociedad .Son invocados con mucha frecuencia  pero no son absolutos, tienen limitaciones en un estado democrático. El utilitarista  Stuart Mill manifestó que los límites terminan en el principio del “daño a los demás”. Un aforismo castellano dice: no hagas a nadie lo que no quieras que te hagan a ti.

Los Tribunales han ido marcando esos límites, dejando extramuros de la libertad de expresión las frases injuriosas, el insulto personal o familiar y en lo referente a  la información difundida hay que advertir que tiene que ser contrastada “según los cánones de la profesionalidad informativa, excluyendo rumores o insidias”. Es decir el derecho al honor, a la intimidad y a la presunción de inocencia son intangibles .Es exigible el respeto a la dignidad de la persona que se ha consagrado en el artículo 10 de nuestra Constitución.

En la actualidad se trata frecuentemente el problema de la libertad de expresión sin recordar que no todo es admisible. En concreto existen los avances descubiertos por  internet, que tienen una extensión enorme y muy difícil de controlar pero ya en el año 1969 la Convención Americana sobre Derechos Humanos, Pacto de San José de Costa Rica imponía a los firmantes  unos límites muy concretos  a la libertad de información tales como evitar la propaganda en favor de la guerra, la apología del odio nacional o religioso la incitación a la violencia contra cualquier persona, incluyendo los ataques  de raza, color u orientación sexual.

Con posterioridad se aprobaron una serie de normas   internacionales en la Declaración Conjunta del año  2011 de la Organización de Estados Americanos en la que se establecieron principios como el de que toda persona tiene derecho al honor y al reconocimiento de su dignidad. Nadie puede ser objeto de injerencias  arbitrarias o abusivas en su esfera privada, en la de su familia, en su domicilio, su correspondencia o en su reputación.

El Tribunal Constitucional ha sido muy concreto en la exigencia del respeto al honor y a la intimidad, ya en el año 1991 dictó una sentencia muy conocida declarando la violación de la intimidad de una famosa actriz cuando se rebeló el nombre de la madre biológica del hijo que había adoptado. Tuvo también relieve la sentencia que condenó a la empleada de una Sra. de relieve social que vendió a una revista detalles de  actuaciones personales de su empresaria.  El Tribunal Supremo condenó al pago de una indemnización  a la periodista María Teresa Campos por atacar el honor de José María Aznar,  inadmitiendo la libertad de expresión esgrimida. La expresión de Stuart Mill que se ha expuesto es de gran relieve. Hay que valorar el daño a los demás cuando se difunde alguna noticia que pueda ser lesiva y condenar en caso de que produzca un daño verificable, como es el insulto que daña la dignidad de la persona.

Los Derechos Fundamentales son un conjunto de normas de recto comportamiento  que se han  conquistado a lo largo de la historia con inmenso esfuerzo y la justicia debe prevalecer ante cualquier impulso circunstancial negativo.

Sobre el Autor

Guadalupe Munoz Alvarez

ACADÉMICA CORRESPONDIENTE DE LA REAL ACADEMIA DE JURISPRUDENCIA Y LEGISLACIÓN

Oferta Post Covid

Contrata publicidad

FESTIVAL DE MÉRIDA

AFORO COMPLETO: CRISTINA FERRERA EN PRETTY ME

JOCCA SHOP - Home & Life

Café y perrunillas con Sonia Merino

RSS EUROPA PRESS

SUSCRÍBETE

marketing digital

marketing digital extremadura