De izda a dcha, fachadas de los ayuntamientos de Cáceres y Badajoz.

Una vez conocido el resultado de las pasadas elecciones municipales del 26 de mayo, comenzó el festival de juegos malabares, entiéndase por parte de los partidos implicados en hacerse con las riendas de los consistorios. Dado que en Badajoz y Cáceres se dio la circunstancia que ganó el PSOE pero no por mayoría absoluta, era obligado pactar en tal caso con Ciudadanos para que en la legislatura que comenzó su andadura este pasado 15 de junio se pudiera gobernar. Pero hete aquí que lo que podría haber sido un camino diáfano de intercambio de opiniones, pareceres, análisis de programas con puntos coincidentes y asumibles, que hubiera entendido y comprendido cualquier mortal,  se tornó en un juego en el cual  más que análisis de la situación de ambas capitales y acuerdos, se buscaba poder, poder y poder, a base de reparto de alcaldías, concejalías, liberaciones y demás intereses varios.

La formación que aun lidera Albert Rivera, que  se ha convertido en el eje y protagonista de los consabidos pactos con solo cinco concejales en Cáceres y cuatro en Badajoz,  ha venido pregonando desde  que saltó a la vida política española  un código de ética que figura en su propia web para conocimiento de quien quiera consultarlo y que dice “Los representantes institucionales y los cargos orgánicos del Partido, en el desarrollo de sus funciones actuarán de acuerdo con los principios de transparencia, responsabilidad, eficiencia, austeridad y buen gobierno en la gestión de los servicios públicos que deban desarrollar.”. Item mas,en sus principios básicos se afirma que  “Es necesaria una nueva cultura política basada en el respeto al adversario, el rechazo a las actitudes políticas intolerantes y sectarias, así como el combate incesante contra la corrupción.”. Juzguen ustedes y apliquen lo que consideren oportuno si están al tanto de lo ocurrido en estos días pasados en Badajoz y Cáceres con las consecuencias de su actitud, primero sí al pacto con socialistas, luego sí con los populares, Madrid dixit ¿ e impone?, ahora queremos gobernar en bicefalia bianual, ahora ya no interesa porque nuestro programa no se va a llevar a cabo, etc, etc, etc,  dando como resultado que el PSOE gobierne con sus nueve concejales en Cáceres, debido a la abstención de los cinco ediles naranja, que a saber si el quinteto estaba totalmente de acuerdo con Madrid, con su líder regional  o entre ellos o había algún disidente al respecto,  y en Badajoz, se haya aceptado un contubernio Partido Popular y Ciudadanos, con la anuencia de VOX, que quiere estar en la pomada de las decisiones con una concejalía super, para gobernar la ciudad dos años los populares y los otros dos años los naranjas, cumpliéndose a rajatabla el espíritu de Colón. 

Los juegos, los falsos comunicados – falsos porque no se ha cumplido nada de lo en ellos manifestado -, las contradicciones, las imposiciones desde Madrid o desde acá, qué más da, se han venido sucediendo desde el 27 de mayo hasta el mismo 15 de junio de una manera tan  escandalosa que ha hecho que los pacenses y cacereños hayamos acabado hasta el gorro de aquellos  que solo han pensado en sus sillas y sillones – todo lo contrario a lo que pregonan – por mucho que dijeran o digan que es que no ha habido acuerdo con PP y PSOE porque no daban garantías a su programa. No es No. Es decir, a ojos de la opinión pública en general , obviemos a aquellos que defienden lo indefendible porque no ven más allá de sus propios intereses – Ciudadanos ha quedado como Cagancho en Almagro, es decir, le ha ido muy mal en lo que pretendía que era pillar cacho, manejar las concejalías más relevantes y si se ponían a tiro las alcaldías, pues mejor.

No obstante como hasta el rabo todo es toro, debido a como han quedado configurados los consistorios ,  al PSOE de Cáceres no le queda más remedio que dialogar con unos, con otros y con todos. Y no sería de extrañar que en el caso de Ciudadanos, como en la ciudad Patrimonio se ha abstenido y gracias a tal decisión, los socialistas han alcanzado poder municipal, sigan las presiones y exigencias, haya cesiones varias y suculentas y el auténtico, el verdadero pacto comience este mismo lunes 17, ojo a las concejalías y a las liberaciones y a los juegos maniqueos. En Badajoz, Partido Popular y Ciudadanos se van a repartir el ayuntamiento casi a medias porque tendrán que contemplar a VOX, que para eso les ha apoyado aunque está por ver, ya que del dicho al hecho está el trecho y ahí los verdes  tendrán que andárselas con cuidado porque Fragoso tiene ya muchos pelos en la gatera para asentir y Gragera, aunque es un neófito en esto de la política, no cederá cuota así como así.

En definitiva, largo se lo fiamos a partir de ahora al Sr. Salaya en Cáceres, donde no va a tener más remedio que tragar mucha quina y ceder en muchas de las pretensiones que tenga de cara a gobernar la ciudad como los tiempos exigen si quiere cumplir con el deseo de darle color en todos los sentidos a la ciudad. El papel que deben de jugar en tal caso el Partido Popular y Ciudadanos, así como Unidas Podemos y el propio VOX, debe de ser el de aglutinar esfuerzos de todo tipo junto al PSOE para conseguir los objetivos y que Cáceres progrese de una vez. Pero claro, esto que decimos es pura retórica y hueras observaciones. En Badajoz, como se va a dar eso tan rimbombante como es lo de la alternancia de poder bianual, a Partido Popular y Ciudadanos más les valdría tener en cuenta al PSOE para que Badajoz alcance las cotas de desarrollo que se demandan en la actualidad. Que mamá Junta está ahí, sin obviar a las diputaciones, ambas instituciones con poder absoluto socialista. Más claro, blanco y en botella.

Ya sabemos que Aristóteles, Maquiavelo, Bismarck o Churchill dijeron aquello de que la política es el arte de lo posible . Por lo demostrado en estos pasados días, mucho tendrá que cambiar la cosa para que creamos en ese aserto ya que la impresión actual es que la política se ha convertido  en un arte complicado, frustrante y sobre todo con importantes cuotas de incredulidad. Los ayuntamientos de Cáceres y Badajoz son un claro ejemplo de lo que apuntamos debido a los juegos torticeros que hemos estado sufriendo durante las tres últimas semanas.

 

CONTEXTO ACTUAL es un grupo de opinión crítica, formado por especialisuats en diversas materias, preocupados por la situación actual.