MAX VERSTAPPEN SE CUELA EN LA FIESTA DE LEWIS HAMILTON.

Comparte en redes sociales

Para ser campeón, a Hamilton solo le hacía falta ser quinto si Vettel ganaba. A Sebastian solo le valía ser primero o segundo y esperar la posición de Lewis. Pero la salida del Gran Premio de México desbarató cualquier estrategia de Mercedes y Ferrari, ya que allí estaba Max Verstappen, el joven genio holandés.

Partía en primera posición Vettel seguido por Max. Tercero y cuarto los Mercedes. La primera curva a 850 metros. Se apaga el semáforo y Vettel y Verstappen se ponen en paralelo. Max no cede y frena más tarde. Seb tiene que abrirse y abre la puerta para que se cuele Hamilton. A la salida de la tercera curva el Ferrari de Vettel toca con la parte trasera del Mercedes de Lewis. Seb sin medio morro y Hamilton con un pinchazo. Terrible. Ambos al garaje pero Vettel con ventaja ya que llegó a boxes mucho antes que Hamilton. Ruedas duras hasta final de carrera y ambos a remontar.

Por delante transitaba Max Verstappen. Segundo Bottas y Carlos Sainz quinto.

El madrileño tuvo muy mala suerte. Sufrió un pinchazo a causa de las partes sueltas de carbono por los toques en la salida. Transitó por las últimas plazas hasta que abandonó.

Y es que este Autódromo de los Hermanos Rodríguez de la capital mexicana es muy particular. Con esa Grada Sol envolviendo con sus 30.000 espectadores la zona lenta antes de la larguísima recta de meta de más de 1 kilómtero. Dicha recta es el único sitio donde se puede adelantar. El resto del circuito es revirado y los pilotos lo que intentan es salir pegados al de delante para activar el DRS y volar en la recta. Ahora bien, el ambiente es espectacular. La afición mexicana es de sobresaliente. Llevan dos años seguidos siendo el mejor gran premio y este año también lo merecen. Viven con auténtica pasión las carreras de coches.

Grada Sol.

Fernando Alonso hizo una gran carrera. Su motor Honda se defendía decentemente en la recta y su chasis McLaren se comportaba muy bien en las zonas lentas. Remontó ocho plazas para entrar en los puntos y nos dejó una lucha preciosa con Hamilton.

Max Verstappen rodaba rápido en primera posición pero los motores Renault empezaban a fallar. Primero abandonó su compañero Ricciardo. Luego lo haría el compañero de Carlos, Hulkenberg. Desde el muro de Max le pidieron que no forzara tanto y el holandés, entre risas, contestó que ok. Un rato después marcó una vuelta un segundo y medio más rápida que lo que estaba rodando cuando le dijeron que parara un poco. Por eso se reía. No iba forzando sus límites y era el más rápido en pista. Genio total. Pero nos queda la duda de la fiabilidad del motor Renault. Ya se ha demostrado que los galos han conseguido que sea muy rápido pero al llevarlo al 100% rompe de vez en cuando.

Max Verstappen.

En la parte final de la carrera a Hamilton le comunicaban que estuviera tranquilo ya que Vettel no podía llegar a la segunda plaza, lo que así ocurrió. Ganó Max el Gran Premio. Los finlandeses Bottas y Raikkonen le acompañaron en el podio y Lewis Hamilton se coronó, por cuarta vez, campeón del mundo de Fórmula 1. Un título merecido porque este año ha sido el mejor.

Nos quedan dos carreras para continuar viendo la progresión de Carlos Sainz en Renault, la mejora de Red Bull y sobre todo, el espectáculo de Max Verstappen.

Próxima estación: Interlagos, Brasil.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.