MERCEDES ARRASA EN CANADÁ.

Comparte en redes sociales

Victoria de Hamilton seguido por su compañero Bottas.

Tras las emociones vividas con Fernando Alonso en las 500 millas de Indianápolis, volvimos a la cruda realidad de la Fórmula 1; Alonso rompió motor en los entrenamientos libres y no consiguió, una vez más, terminar la carrera.

El circuito canadiense de Gilles Villeneuve es muy exigente. Grandes rectas y tremendas frenadas. Fórmula 1 en estado puro. En este trazado manda el motor. Mercedes y Ferrari al poder.

Hamilton salía el primero. Se apagó el semáforo. El inglés manda en la primera curva y hasta el final. Paseo triunfal de Lewis a los mandos de su gran bólido. Pero la salida tuvo mucho que contar…

Vettel partía en segunda posición. Tracciona fatal y pierde muchos puestos. Un coche azul viene como un misil adelantando a todo el mundo. Era Max Verstappen. Magistral salida del holandés que se colocaba segundo robándole la cartera a su compañero de equipo, los dos Ferrari y a Bottas. En su impetuoso comienzo, Max toca levemente el alerón de Vettel. Unas curvas despúes, Sainz se toca con un Haas y sale disparado y sin control arrollando a Massa. El español y el Brasileño fuera de carrera. A Fernando Alonso lo veo pasar por la décima plaza. Los Force India motorizados por Mercedes circulan en posiciones delanteras. Coche de Seguridad.

Vettel debe entrar a cambiar su alerón y se reincorpora muy atrás. Empezaba su remontada.

A estas alturas de Gran Premio lo entretenido transcurría por la zona intermedia de la carrera. Estas situaciones están bien para el espectador pero cuando no hay lucha delante todo es un poco aburrido. Mandaba con autoridad Hamilton. Verstappen iba por las paredes para mantener su Red Bull por delante de Bottas. El finlandés circulaba tranquilo y expectante en la tercera posición. Por detrás Ricciardo, Kimi y los Force India de Pérez y Ocon. Fernando Alonso circulaba en los puntos gracias a los accidentes ocurridos y Vettel venía recuperando puestos.

Ricciardo cambia ruedas y pone blandas (las más duras en esta carrera). Su coche se mantenía bien y le copiaron en Mercedes. La táctica del australiano le llevaría al podio final porque a Max no le aguantó su motor Renault. El joven genio holandés se retiró pasando al segundo lugar el Mercedes de Bottas.

En la parte final de la carrera, Kimi había perdido posición con Checo Pérez y Ocon. Dejó pasar a Vettel (saltándose un chicane) y llegó lo mejor del gran premio. Seb debía adelantar a los Force India para minimizar su pérdida de puntos con Hamilton en su lucha por el mundial. Pero los Force India corrían muchísimo en las rectas gracias a su poderoso motor alemán. Hubo momentos en que los tres pilotos estaban en paralelo. Al final Seb pudo con los dos y consiguió llegar cuarto. Desde que el piloto de Ferrari se dedica a pilotar en vez de quejarse por la radio ha mejorado enormemente sus prestaciones.

Y en un circuito de pura potencia fue lamentable la carrera de Alonso qué no se ni como podía ir en los puntos. En las rectas le pasaban hasta los niños canadienses en bicicleta. Que pena. Honda es un horror. Para remate de feria, a dos vueltas del final, el motor nipón se rompió. Fernando bajó de su monoplaza y se subió a una grada a regalar cosas y mezclarse con el público. Desde allí vio a los dos Mercedes pasar la línea de meta, a los Force India volar con ese motor y supongo que pensaría lo que correría su McLaren con corazón de estrella y no con el desastre de Honda.

El mundial se pone interesante porque la lucha se centra en dos pilotos de equipos distintos. Pero vienen circuitos de potencia (quitando Hungría) y Hamilton volverá a imponer la ley de su súper coche.

Próxima estación: Baku, Azerbaijan (en dos semanas).

Clasificación Gran Premio de Canadá.

Así va el mundial de pilotos.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.