Olga García aboga por una gestión eficiente, integral y transparente en el aprovechamiento de las materias primas mineras fundamentales para la transición energética

Comparte en redes sociales

La consejera para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García, ha participado en una mesa redonda sobre la hoja de ruta para la gestión sostenible de las materias primas minerales, organizada por el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico.
Olga García ha explicado que «en Extremadura disponemos recursos de 13 de los 30 minerales fundamentales para la Unión Europea y estamos alineados con la relevancia que Europa otorga a estos minerales para asegurar la transición ecológica y la soberanía energética e industrial de nuestro continente», reiterando que en territorios como el extremeño existe la oportunidad de explotar la riqueza minera de manera racional, eficiente y velando por el desarrollo sostenible y circular.
La gestión sostenible de las materias primas minerales presentes en Extremadura permitirá, según la consejera, «mejorar nuestra autonomía, mejorar la competitividad de nuestras empresas y contribuir a alcanzar los objetivos de la transición energética, la neutralidad climática y el reto demográfico». Ha indicado que en Extremadura están localizados tres enclaves con presencia de litio y desde la Junta de Extremadura se trabaja para que además de la extracción de la materia prima, la cadena de valor se instale en la región, sirviendo de base a un sector industrial potente y sostenible que refuerce la economía de la región.
Para Extremadura, el aprovechamiento responsable de los minerales fundamentales, entre ellos el litio, ha afirmado Olga García, constituye una prioridad para densificar el tejido productivo extremeño, favoreciendo el asentamiento en la región de instalaciones industriales que contribuyan a mejorar los niveles de empleo de zonas rurales y afrontar el importante reto demográfico al que se enfrenta Extremadura.
La consejera ha defendido una transparencia radical en la gestión de estas explotaciones mineras por parte de las empresas desde el inicio del proyecto para evitar conflictos sociales, así como que «se comunique desde todos los niveles de las administraciones afectadas, de forma clara y activa, las ventajas y también los inconvenientes de las explotaciones, garantizando la participación de todas las partes interesadas pertinentes y, de este modo, la aceptación y la comprensión de la sociedad civil».
La consejera ha destacado las líneas de actuación que considera prioritarias de la referida Hoja de Ruta, tales como la explotación de los recursos mineros autóctonos, el impulso de la integración de las cadenas de valor industrial, la potenciación de la I+D+i especialmente en el desarrollo tecnológico, la participación de las comunidades locales en el desarrollo de proyectos de aprovechamiento de recursos minerales o la actualización de la normativa básica de ordenación minera para adaptarla a la realidad normativa y a las estrategias actuales.

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta