El bombo del sorteo de los quintos, pieza del mes en el Museo Municipal

Comparte en redes sociales

El Museo Municipal expone el bombo del sorteo de los quintos como Pieza del Mes, un elemento que servía para reclutar a uno de cada cinco jóvenes en edad militar, haciendo uso del sistema francés de las Quintas.

[Img #31555]Con
la llegada de Felipe V, en 1704, se dispuso de un ejército
permanente para servir a Su Majestad.

 

En
aquel entonces el servicio militar duraba 15 años y el soldado había de tener
entre 18 y 40 años y medir al menos 1,40 metros de altura, quedando excluidos
los mulatos, gitanos, verdugos y carniceros, según rezan las Reales Ordenanzas
establecidas por Carlos III.

 

Las
Quintas se formaban por el conjunto de mozos nacidos el mismo año, que
reemplazaban a los que finalizaban su servicio. Con el paso de los siglos
cambiarán los tiempos de estancia en las filas, pero no el sistema para acceder
al ejército.

 

Así,
cada mes de marzo se celebraba la talla de los quintos para saber si sus
cualidades físicas les permitían ir al servicio militar.

 

Más
tarde, en el mes de noviembre, se realizaban, en las cajas de reclutas, los
sorteos de los mozos, para lo que se empleaban los bombos en los que se
depositaban los números por los que se destinaba a los quintos a los diferentes
cuerpos y lugares del ejército.

 

Así,
la pieza del mes es un objeto etnográfico que nos lleva a tiempos pasados en
los que la incorporación al ejército de los mozos y su futuro en el estamento
militar dependía de los resultados emanados de este tipo de herramientas, que
formaban parte de la vida de los quintos para su alistamiento al servicio de
las armas.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.