Una vez producidas las votaciones en el Pleno del Ayuntamiento, que dieron lugar a la
elección de un nuevo alcalde de Cáceres el pasado 15 de junio, los ciudadanos que
hemos seguido el proceso, los acuerdos y contra acuerdos entre algunas de las fuerzas
políticas con representación municipal, nos hemos quedado con el sentimiento de que hay
demasiadas cuestiones que desconocemos.

Así que resulta lógico, y a la vista de cómo ha quedado constituida la nueva corporación
municipal con un gobierno socialista de 9 personas de un total de 25 miembros, hacerse
las siguientes preguntas:

– ¿Por qué un partido de izquierdas no recabó nunca el apoyo de Podemos, ubicado en
la misma zona del espectro político y con el que supuestamente le unen análogos
conceptos en relación a temas ideológicos y sociales? No es lo mismo, sin duda, ser
elegido por 9 votos que por 12. ¿Será que creen que eso ya no tendrá importancia para
el futuro?

– ¿ Por qué un partido de izquierdas como el socialista decidió desde el principio acordar
un gobierno con Ciudadanos, partido cuyas preferencias a nivel nacional siempre
habían ido dirigidas hacia otros partidos de derecha, con mandatos claros de los jefes
en Madrid y con un mensaje claro en contra de Pedro Sánchez, el líder del PSOE
nacional? ¿Con Sánchez no y con ellos si?

– ¿Por qué un partido de izquierdas como el Psoe organiza en campaña toda una serie
de estrategias en contra de Ciudadanos, repitiendo incansablemente que votarlos es
votar al PP, para inmediatamente, después de la cita electoral, buscar tercamente sus
apoyos, con conversaciones a los más altos niveles y en la esfera local?

– ¿Por qué un partido como el Psoe dice que si a todo lo que pide un partido como el de
Ciudadanos que desde el principio exige una tenencia de alcaldía, cuatro concejalías
importantes, y cuatro liberaciones que han de salir de un presupuesto general, votado
en un Pleno, con el consiguiente aumento de gasto, después de defender el recorte en
las mismas en anteriores legislaturas populares?

– ¿Por qué un partido emergente como Ciudadanos y que aspira a sustituir al PP no
contempla como estrategia política ser el peso político en el otro platillo en la balanza
extremeña para nivelar el enorme poder territorial socialista, en vez de pactar con él?.
¿Es que no se atreve?¿O es que piensa en mejores rendimientos pragmáticos?

– ¿Por qué Ciudadanos no ha hecho ningún gesto y por tanto no las ha puesto en valor
en cuanto a las diferencias existentes entre ambas provincias, siendo como es sabedor
de ellas y la necesidad de reequilibrios provinciales que muchos están exigiendo?

– ¿Por qué el PP se ha dejado quitar la plaza de Cáceres tan querida por ellos, siendo
como tenían mejor equipo y la experiencia de haber gobernado los últimos ocho años?

¿CÓmo es que no fueron capaces de asegurar los acuerdos? ¿Por qué han elegido el
nada en vez de la parte? ¿Por virtud, o por esperar su oportunidad que llegará pronto?

¿Y que papel ha tenido en todo ello el que su candidato es un hombre nuevo, al inicio
de su carrera política, habiendo pesado en su decisión esto más que algunas otras
cuestiones de la ciudad? ¿Influye la desunión interna del partido?

El tiempo es el único que da y quita razones, a partir de ahora veremos sin duda
situaciones muy curiosas. El Pleno del día 15 pareciera ser solo un paréntesis, obligado
necesariamente para mejorar las relaciones entre quienes están destinados a entenderse
al defender programas similares desde una análoga concepción de la vida e incluso
desde un mismo punto de vista ideológico, si aquí cupiese hablar de ideología .

 

CONTEXTO ACTUAL es un grupo de opinión crítica, formado por especialistas en diversas materias, preocupados por la situación actual