SANTA EULALIA DE MERIDA. LA GRAN DESCONOCIDA

Comparte en redes sociales

Una noche se escapó y por la actual vía de la plata cruzó el puente romano y a la amanecida, cuando se abrían las puertas y allì  exigió ver a Daciano, el gobernador, diciendo que era cristiana.

Daciano amigo de su padre y que conocía a la chica la trató con amabilidad e intentó que se retractase, pero ella hizo todo lo contrario y en público, retó al gobernador al que no le quedó más remedio que condenarla a muerte y así fué quemada viva.

Su muerte, acontecida el 10 de Diciembre del 304, en las afueras  de la ciudad, muy cerca de la puerta de la villa, fué un terremoto en la capital de la Lusitania. Su manera de hablar tan elocuente hicieron que a partir de ese momento la llamasen Eulalia que significa precisamente eso, la que bien habla.

Sus restos y sus hábitos fueron recogidos por sus padres, pero ya la comunidad cristiana de la ciudad los tomò como reliquias  de la Martir. Antonio Mateos defiende que fueron llevadas a la sorprendente Domus eclesiae, un algibe oculto para cristianos que estaba en la principal casa a la entrada de la ciudad y que hoy se puede ver.

Al terminar las persecuciones, en la zona donde la Martir fué quemada, de forma inmediata levantaton un martilogio, una pequeña iglesia y comenzaron a enterrarse los cristianos de la ciudad.
Su culto se disparó, se convirtió en el primer destino de peregrinaciones de la península ibérica y los caminos comenzaron a llamarse eulalienses.  Fué tan importante que con los Santos Padres de Mérida, especialmente con el obispo San Masona, vencedor del catolicismo frente al arrianismo fué declarada patrona de Hispania, llegando su culto a las actuales Francia, Portugal y Norte de Africa.
San Agustín habla de ella y aparece hasta el mítico mosaico de la basílica de Apolinar de Rávena, obra maestra del arte cristiano-bizantino.
Con la conquista de los árabes, sus restos son llevados hasta el norte y es Santa Eulalia la invocada por Pelayo en la batalla de Covadonga y en su nombre combaten los cristianos hasta la aparición de Santiago de Compostela. Sus reliquias reposan en la catedral de Oviedo, siendo actualmente patrona de la Archidiócesis de Oviedo.
Mas de 500 pueblos de España y 72 de Portugal y 5 de Francia la tienen en su devoción. El primer texto en francés conocido es la Chanson de Sainte Eulalie.  Los primitivos caminos de Santiago en Francia eran caminos eulalienses.
Con la reconquista de Mérida, las maniobras del obispo de Santiago consiguen que no se le restituya la silla Arzobispal (único caso de la reconquista) y Santa Eulalia se va apagando en el tiempo.
Sin embargo, las sorprendentes excavaciones del año 1.992 bajo la cripta de la basílica Eulaliense han vuelto a despertar su fortaleza histórica. Allì están las evidencias de su existencia y culto.
Las nuevas investigaciones y las publicaciones ya hablan sin pudor de Santa Eulalia como primera patrona de Hispania, de primer destino cristiano de occidente.
Su basílica se vuelve a llenar durante los trecenarios. Y la asociación de la Martir, reinstaurada por el propio Pelayo Perez Correa hace 750 años, junto con el  ayuntamiento de Mérida de donde es alcaldesa perpetua y el consorcio de la ciudad monumental, están levantando un proyecto de restauración de enorme potencialidad. Su Basílica hoy es visitable, incluida sus catacumbas.
Yo, Jaime Ruiz Peña, tengo el enorme honor de ser parte de este proyecto. Se volverán a abrir los caminos eulalienses con su nombre, habrá un centro de recepción de peregrinos, rutas por la ciudad, procesiones, recreaciones…
Santa Eulalia ha decidido volver a reivindicar su sitio en la historia de Occidente.
El autor dispone de un blog: EL TURISTA ESPIRITUAL:

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.