Suspendido el ensayo de la vacuna para el COVID-19 que España esperaba para diciembre

Comparte en redes sociales

La farmacéutica explica que uno de los participantes ha desarrollado “una enfermedad potencialmente inexplicable”

La farmacéutica AstraZeneca ha decidido interrumpir un ensayo clínico para lograr una vacuna contra el COVID-19, porque uno de los participantes sufre “una enfermedad potencialmente inexplicable”, según informó un portavoz de la compañía a medios de comunicación estadounidenses.

“Esta es una acción de rutina que sucede siempre que hay una enfermedad potencialmente inexplicable en uno de los ensayos mientras se investiga, asegurándonos de que se mantiene la integridad de los estudios“, indicó el portavoz a la cadena CNBC y el medio especializado Stat.

El voluntario que enfermó reside en el Reino Unido, de acuerdo a Stat, que dijo desconocer la naturaleza de la reacción adversa que sufrió el individuo, aunque se espera que se recupere.

Según ‘The New York Times’, el voluntario tiene un síndrome inflamatorio que afecta a la médula espinal, aunque se desconoce si está relacionado con la vacuna.

Esta es la vacuna que había desarrollado AstraZeneca, con sede en Cambridge (Reino Unido), junto a la Universidad de Oxford y cuya eficacia se estaba experimentando en EEUU, Brasil y Sudáfrica después de que el ensayo hubiera dado resultados positivos en sus fases iniciales, cuando se probó con mil personas en el Reino Unido.

España ‘reservó’ el pasado agosto 30 millones de dosis de las 300 unidades que la UE obtuvo para los países miembros. Esta compra se efectuaría de forma definitiva “una vez que la vacuna haya demostrado ser segura y efectiva”, según declararon las autoridades europeas en un comunicado.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dijo el pasado lunes que esperaba que en el mes de diciembre se pudiese empezar a vacunar a una parte de la población en España, algo que sorprendió a los expertos, que la esperaban para 2021.

De hecho, la farmacéutica tenía previsto tener su vacuna disponible para el primer semestre de 2021 y estaba considerada como una de las más avanzadas del mundo por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, los Gobiernos de Argentina y México, así como la fundación mexicana Slim, llegaron en el mes de agosto a un acuerdo con AstraZeneca y con la Universidad de Oxford para fabricar la vacuna en sus países y, luego, distribuirla a todos los países de Latinoamérica, con excepción de Brasil.

Por el momento, se desconocen los efectos que podría tener este incidente en los planes de AstraZeneca para desarrollar la vacuna y si podría retrasarse su llegada.

El portavoz de la farmacéutica, citado por medios locales, aseguró que se “está trabajando para acelerar la revisión de ese incidente único con el objetivo de minimizar cualquier impacto potencial en los planes del ensayo”.

AstraZeneca había iniciado la fase 3 de su ensayo en EEUU a finales de agosto, según clinicaltrials.gov, un registro del Gobierno estadounidense; mientras que en el Reino Unido, Brasil y Sudáfrica, el estudio de la vacuna estaba entre las fases 2 y 3, de acuerdo a Stat.

Junto a las farmacéuticas Pfizer y Moderna, AstraZeneca es una de las tres compañías que tienen estudios en la fase 3 en Estados Unidos.

Esta es la primera vez que uno de esos ensayos para lograr la vacuna contra el COVID-19 tiene que ponerse en pausa por razones de seguridad.

REPÚBLICA


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.