Tajani: Nacionalismo y populismo no serán nunca la respuesta a los desafíos

Comparte en redes sociales

Tajani ha lanzado esta advertencia durante su intervención en el acto de entrega del XI Premio Europeo Carlos V al exministro Marcelino Oreja que se ha celebrado en el Monasterio de Yuste (Cáceres) en presencia de Felipe VI.

Coincidiendo con el Día de Europa, Tajani ha subrayado que el proyecto comunitario ha sido “un gran éxito colectivo”, a pesar de las incertidumbres y dificultades que ha habido durante el camino.

“El aislacionismo, el levantar muros, en definitiva, el nacionalismo y el populismo no son, ni serán nunca, la respuesta a los desafíos internos o globales a los que nos enfrentamos”, ha advertido el político italiano.

A su juicio, el proceso de integración europea es “una historia de superación sin precedentes y una verdadera revolución ciudadana” de la que se debe estar “orgullosos”.

Un éxito, ha añadido, que pone de relieve que lo que define a la UE “no son las crisis, sino la voluntad para superarlas”.

Tajani ha hecho hincapié en que el futuro pasar por trabajar en favor de una Europa “más segura, más próspera, más social y más fuerte en el mundo”.

“Esta Europa no se construye desde la añoranza de un pasado mejor y que solo lleva a la frustración, la división y el fracaso”, ha remarcado.

El presidente de la Eurocámara ha lanzado una advertencia a “dictaduras” como las de Venezuela y algunos países africanos “donde no hay libertad” de que Europa es “capaz de asumir sus responsabilidades globales y de ser un factor de equilibrio mundial”.

Tajani ha valorado que desde su ingreso a la UE, “los españoles han mantenido su europeísmo intacto”.

“Para España, la democracia y la apertura al mundo han sido procesos inseparables”, ha destacado.

En particular, ha elogiado la figura de Marcelino Oreja, si bien ha opinado que el galardón recibido es “un homenaje a toda una generación de españoles” que apostaron por Europa tras el franquismo.

Una generación que “superando todos los obstáculos y contra todo pronóstico, logró en un tiempo récord el milagro de la transición española”, ha apostillado el presidente del Parlamento Europeo.

Oreja, que durante su intervención no ha podido ocultar su emoción, ha convenido en que el sueño europeo de la joven democracia española “fue el gran proyecto político de la Transición”.

Ha admitido su tristeza ante el mensaje de “una minoría de euroescépticos y eurófobos” que se preguntan para qué sirve Europa, cuando España ha sido uno de los países que más se ha beneficiado de ella.

No obstante, el que fuera ministro de Exteriores entre 1976 y 1980 ha reconocido que Europa debe “actualizar su proyecto si quiere garantizar el futuro y mostrar su utilidad para satisfacer los intereses y salvaguardar los derechos de los ciudadanos”.

“Urge formular un nuevo ideal que movilice a los ciudadanos a favor de Europa”, ha sostenido Oreja, partidario de una UE “más comprensible y cercana, más justa y solidaria”.

Frente “al relativismo nihilista y el enroque de los viejos nacionalismos”, Oreja se ha mostrado partidario de “proyectar la identidad religiosa de antaño en la integridad ética de los principios y valores de la conciencia europea, humanista y democrática”.

“Mantener Europa integrada y en paz y armonía para restaurar la unidad de la ‘civitas’ cristina”, ha sostenido.

El que fuera también secretario general del Consejo de Europa ha apoyado igualmente “defender la paz a ultranza, garantizar la unidad y la cohesión interior e impulsar más y mejor Europa” como alternativa a “riesgos involucionistas y desintegradores”.

Felipe VI ha sido el encargado de entregar el galardón a Oreja, que, a sus 82 años, se ha comprometido a seguir trabajando con “esperanza e ilusión por Europa”.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.