TODOS LOS VERANOS – Cartas acehucheñas –

Comparte en redes sociales

Estimados compatriotas: Recién he pasado un par de días en la tierra patria. Sabéis a qué me refiero. He dormido con el arrullo del silencio de la noche del pueblo y acompañado de los miles de recuerdos en la casa de mi infancia. Y sigo. Como si no es la escopeta, ha de ser la caña, estuve de pesca los dos días. Y ahí el milagro: ¡Qué delicia de soledad en ambos parajes! La primera tarde fui al Pantano del Agua, antiguamente Charco Paraíso, y tuve la fortuna de enganchar una hermosa carpa plateada, que tardé en sacar con unos cuantos lances impagables. Como no quise más, regresé al pueblo por el Carril de tía Melitona, que tantas veces recorrí antaño. Mañanita temprano, apenas la del alba, me eché Malentradero abajo hasta dejar el auto a medio tiro de piedra del agua. ¡Cómo fluían los recuerdos de aquellos tiempos en que bajábamos en cata del baño a lomos de caballos o de burritos! Para qué contaros…Total, allí enfrente La Cantera, a la derecha arroyo Pajares, más allá Juana Ramos, todavía recuerdo los lugares. La pesca, tras picar un black-bass, recogí los trastes y regresé Malentradero arriba, dejando tiras de la memoria por el camino. Estáis en mero y puro estío: pasó ya el cuajarón oscuro de los toros. Disfrutad del verano con prudencia, que nunca se sabe. Mediodía en punto bajé, calleja La Villa abajo,  a la esquina de tío Justo, hoy el bar de Roberto, y me senté en la puerta  a refrescarme con una birrita. En una mesa creí ver a D. Fausto con Gabino y Chivany, más allá estaban mi padre, mi tío Felipe Muñoz y tío Pedro Hurtado, en otra Doro, Valentín, Manolo, Regino y Perrín…”serán ceniza, mas tendrán sentido”…me dio un bajón de angustia cuando  me empapé de mi triste soledad irremediable. ¡Ya no está ninguno de ellos! Me están esperando  en el Elíseo! Por la tarde regresé a Norba, que como sabéis es mi morada y desde donde os visito con más frecuencia de la que suponéis. Pasará el verano, como todos. En otoño volveré a dar pasos por el término, claro, pero ya con la escopeta al hombro. Hasta entonces. SCM.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta