Una reserva de animales lanza un crowdfunding para poder adquirir un terreno para mantener la conservación de aves

Comparte en redes sociales

“Para la adquisición del nuevo terreno necesitamos tu ayuda. Destinaremos los fondos que se consigan a la adquisición del terreno, y en el caso de no obtener fondos suficientes, ANSER se compromete a buscar otro terreno con características similares pero de menor superficie o precio, cuyas acciones conservacionistas se puedan igualmente llevar a cabo”, es el llamamiento que hace un reserva de animales en la plataforma GoFundMe para continuar con su proyecto de conservación.

En el año 2000 ANSER adquirió terrenos para crear la primera reserva destinada exclusivamente a la reproducción del Aguilucho cenizo en condiciones naturales en toda Extremadura y por añadidura en España. Desde entonces han sido numerosas especies las que han utilizado el espacio protegido de algo de más de 3 hectáreas ubicado en el término municipal de Esparragosa de Lares (Badajoz).

En 2006, se adquirió otra superficie de hábitat agrícola semiestepario de algo más de 1,3 hectáreas, creando la que desde entonces se conoce como reserva de “Los Campillos”, ubicada en Quintana de la Serena.

A finales del 2020, ANSER adquirió una pequeña reserva de 0.8Ha, en el término municipal de la Haba, donde se proyectan idénticas actuaciones a las llevadas a cabo en “Los Campillos”, y que se prevé comenzar en el segundo semestre de este año.

Ahora, tras haber tenido conocimiento que la superficie colindante a la reserva de “Los Campillos”, se encuentra a la venta, “hemos decidido embarcarnos en un proyecto más ambicioso, el cual es la compra de ese terreno, con una superficie cercana a las 8 hectáreas”, explican desde la organización.

La especial importancia de esa superficie se debe al conocimiento de que en los últimos años han existido allí nidos de Avutardas y Aguilucho Cenizo, así como presencia de Ortega, Sisón, Alcaraván, y distintas especies de aláudidos, además de ser terreno de caza para Cernícalos Primillas y Carracas, especies ambas que habitan en el primillar contiguo.

“Somos conscientes de la envergadura del proyecto; no hay que olvidar que ANSER es una asociación conservacionista sin ánimo de lucro, cuyas actividades son llevadas a cabo al 100% por voluntarios, con el único objetivo de conservar nuestra fauna y nuestros espacios más preciados frente a las incoherencias del desarrollo no sostenible que por desgracia prima en la actualidad, y cada vez más”, concluye la organización en la campaña.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.