UPA-UCE Extremadura reclama a la Unión Europea un “pronunciamiento rápido” sobre el impacto que tienen las importaciones de países terceros, como Camboya o Birmania, sobre los precios del arroz para evitar que la espera genere nuevas pérdidas a los agricultores. “Las conclusiones deberían ir encaminadas a limitar las importaciones de estos países y adjudicar la cláusula de salvaguardia para el cultivo del arroz”, apuntan desde UPA-UCE.

Estos arroces llegan a precios muy bajos porque no se les obliga a cumplir las estrictas normativas en materia de sanidad vegetal que cumplimos nosotros, como son la prohibición de determinados herbicidas o fitosanitarios. Todo esto favorece los precios ruinosos del arroz, que han caído a niveles de hace 20 años.

En cuanto a la situación de la campaña, desde UPA-UCE destacan la buena calidad del arroz pero lamentamos el problema originado por el retraso en la siembra, que va a conllevar mayores riesgos en la cosecha por la posibilidad de lluvias.

Desde esta organización señalan el problema originado en las Vegas Bajas con el tratamiento de la pudenta, donde solo han podido tratar una parte de la superficie porque la base militar de Talavera no ha autorizado los vuelos. “Pediremos una reunión a la Delegación del Gobierno para que esto no se vuelva a repetir, ya que nosotros consideramos que una cosa tiene que ser compatible con la otra. Además tenemos que tener en cuenta el esfuerzo que realizan los agricultores”, mantienen.

Por otro lado, en esta campaña se han sembrado 21.400 hectáreas, lo que suponen 2.000 menos que el pasado año. Si comparamos estas cifras con el año 2016, hablamos de un 14% menos de superficie. “Nos preocupa esta disminución por la importancia que tiene el arroz como regulador del resto de cultivos de regadío”, apuntan.

UPA-UCE ya ha denunciado la baja rentabilidad del cultivo del arroz debido, por un lado, al aumento de costes que supone tratar más veces por la falta de efectividad de los fitosanitarios ya que tenemos restringidas las materas activas y, por otro, a los precios bajos debido a las importaciones de arroces de países terceros como Camboya o Birmania que no tienen aranceles.

Además y para resolver este problema, UPA-UCE también reclama una ley de etiquetado a nivel nacional para que el consumidor pueda diferenciar nuestros arroces, que son de mayor calidad y tienen mejor seguridad alimentaria. “Esto ya se ha puesto en conocimiento del Ministerio de Agricultura que es quien debe actuar, a pesar de todos los que siguen interesados en que continúe la confusión entre industria y distribución”, concluyen.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.