94 Personas fueron derivadas a albergues durante el periodo de activación del Protocolo de “Ola de Frío” para personas sin hogar

Comparte en redes sociales

Durante el consejo sectorial de Personas sin Hogar, celebrado este viernes, se ha dado cuenta de las actuaciones de este protocolo que nació hace 8 años con el objetivo de establecer vías de coordinación interinstitucional, servicios especiales y flexibilidad de horarios y de normas de acogida para dar mayor y mejor cobertura a las personas que por diversas circunstancias se encuentran pernoctando en la calle durante el periodo de peores inclemencias meteorológicas del año (1 de diciembre-31 de marzo), evitando situaciones de emergencia socio-sanitaria.

Según se ha informado, durante el periodo de vigencia del protocolo de la Ola de Frío no se han producido incidencias reseñables, manifestando todas las entidades una mayor coordinación y optimización del trabajo que en años anteriores.

En cuanto a los servicios prestados, han sido casi un centenar las personas derivadas, a las que se suman otro tipo de atenciones, como es facilitar ropa de abrigo o alimentos. En concreto, el IMAS, además de las atenciones usuales que hace en su horario de mañana, ha derivado en numerosas ocasiones durante este periodo al Centro Vida de Cáritas a usuarios. Cuando éste ha estado lleno, ha derivado a 11 personas al albergue municipal para que pernocten, cenen y desayunen.

El comedor Social La Milagrosa, de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Pául, ha atendido todas las peticiones de mantas, ropa de abrigo y bocadillos que les han llegado, gracias en gran medida al apoyo del voluntariado de la ciudad. Asimismo, se prestó este año una cena de Nochebuena que tuvo una gran afluencia, se ha informado.

ACISJF atendió durante este periodo a las demandas de particulares, Cruz Roja o llamadas de la Policía Local y Nacional en el horario que no cubre el IMAS. En total tramitó 35 demandas que derivó al Albergue Municipal y 5 al Hostal Neptuno. Además, compró billetes de autobús ante 3 situaciones de emergencia. En nochebuena preparó para 12 personas cena y desayuno para el día de Navidad que repartió la unidad móvil de Cruz Roja.

Cruz Roja a través de su unidad móvil ha atendido en este periodo a 52 personas (45 hombres y 7 mujeres) a lo largo de 639 intervenciones en los días de salida, que como novedad han sido todos los días durante el protocolo menos el 26 y el 31 de diciembre gracias a los 38 voluntarios/as que han compuesto la unidad este año. Se les ha prestado atención personal, café, mantas, zapatos, sacos de dormir, etc. y derivado a los servicios que se contemplan en el dispositivo.

Cáritas Diocesana, durante los meses que dura este protocolo y en el horario excepcional que marca, acogió a 16 personas en 19 atenciones (dos personas han repetido).

Con respecto a Policía Local, se hicieron diariamente “rastreos” por la ciudad para identificar a las personas que estaban en la calle, ofreciéndole los recursos que establece el protocolo y derivándolos cuando los han aceptado, que han sido en 27 ocasiones.

Según la concejala de Asuntos Sociales, Marisa Caldera, el protocolo ha vuelto a ser un instrumento de ayuda para las personas con más necesidades que ha funcionado con gran coordinación entre las distintas entidades, por lo que ha agradecido su trabajo, como el de todos los voluntarios que han colaborado y que han permitido que en las épocas más difíciles del invierno se pudieran atender necesidades básicas de alojamiento, vestido y alimentación.

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.