LAS PEQUEÑAS COSAS

Comparte en redes sociales

Y
qué fuere Extremadura sino las pequeñas cosas, la cotidianeidad que nos ocupa y
preocupa. Al labriego extremeño no le preocupan las grandes cosas, sino las
pequeñas cosas de cada día. Su ciclo vital no lo marcan los debates, ni la
orientaciones de política general, ni las resoluciones que a saber si se cumplieren
o no. Lo marca el sol nuestro de cada día, la luz que a todos alumbrare; su
ciclo vital es el de la siembra y la recolección de las cosechas; el paseo con
su perrita, fiel compañera en el campo; el descanso al anochecer junto al
regazo de su compañera, en casa; un vasito de vino de cosecha, acompañado de
unas aceitunas aliñadas; la conversación con ella en
la ilusión que les une…,
como a nuestra Elena de Cáceres.

 

            Vara ha acuñado el sintagma “la
política de las pequeñas cosas
” para solucionar los problemas de hoy,
porque el mañana no puede esperar.  El
hoy son los problemas nuestros de cada día. “¿Qué es lo que dices, Sancho
amigo? Mira, no me engañes,  ni quieras con falsas alegrías alegrar mis
verdaderas tristezas
!, le
avisaba el Caballero de la Triste Figura, cuando su escudero le dijere que
picara a Rocinante y saliere al raso para ver a su señora Dulcinea del Toboso,
que llegare acompañada de dos doncellas para ver “a vuestra merced”.
(El Quijote, capítulo X). Vara es, como el fiel escudero: soñador, bueno,
crédulo, buen campesino y forense, que visitare a comerciantes, educadores,
funcionarios, sanitarios y dependientes… Y por si el Caballero de la Triste
Figura no hubiere entendederas, le repasa a su consejeros la frase de Babieca,
el caballo del Cid, dirigida a Rocinante, la montura de don Alonso de Quijano: “Metafísico
estáis. Es que no como”
, último de los sonetos con los que Cervantes
cierra el prólogo del Quijote.

 

            Frente a las pequeñas cosas, las grandes
cosas, dos teorías sobre el hoy y el mañana: la satisfacción de las necesidades
inmediatas, o el interés, postergando lo trascendente; el materialismo de
Sancho Panza en oposición al idealismo del Caballero de la Triste Figura, cuya
tristeza en el decir que “el
corto plazo es un engaño”,
recuerda la frase de don Juan Tenorio en
“El burlador de Sevilla”, de Tirso de Molina: “O sea, que te ha
dicho que dentro de dos años te devolverá el dinero… ¡Cuán largo me lo
fiáis!”. Al final de la obra, cuando llega el momento en que don Juan
pague por sus pecados, se oye un cantar que dice: “No hay plazo que no
llegue/ ni deuda que no se pague/ (…) Mientras en mundo vida/no es justo que
diga nadie:/¡Cuán
largo me lo fiáis
/ siendo tan breve el cobrarse.”

 

            Monago ve, como Don Quijote,
“desaforados gigantes” en lugar de molinos de viento, y dijere como
aquel: “La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a
desear, porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta, o
pocos más, desaforados
gigantes
, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer; que esta es un
buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la
faz de la tierra.” (Don Quijote, capítulo VIII).

 

            Por eso, quien dice que tomare café
con los obreros en su bar de barrio y que no quitare los dineros a los pobres,
aborrece las canas que aún no hubiere, porque “las
canas dan la experiencia
, es verdad, pero no siempre dan la razón.”
(Asamblea de Extremadura, 30-6-2009, en el primer debate sobre el estado de la
región de Fernández Vara), que reitera el pasado día 12, con iguales u otras
palabras, en su segundo debate como “presi”, por la gracia de IU,
olvidándose de que en Extremadura también son pequeñas cosas que hay “universitarios que peinan
canas”.
Por ello, quizás, abogare por un mandato de ocho años, no sea
que vuelva Ibarra y, aun peinando canas, estuviere otros veinticuatro.

 

            “La vida es breve y
quebradiza”, como afirmara Azorín (“Una hora de España”,
capítulo III, Colección Austral, Espasa Calpe, S. A., cuarta edición, 1970,
pág. 21) y quizá no lleguemos a ver su gran programa de futuro…, porque
usted, “presi” no nos ha renovado
la esperanza
:  más bien, nos limpia
los bolsillos.  A nuestra alcaldesa, al
menos,
la podemos besar
, aunque nos pase el IBI al cobro el jueves 20.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.