SEMPITERNA REIVINDICACION TEATRAL CON UNAS MUY LIBRES COMEDIANTAS

Comparte en redes sociales

  De la Burla teatro, una
asociación cultural cacereña de tipo amateur, pero dotada de unas destacadas
condiciones escénicas y exitosa experiencia teatral, vuelve a triunfar en su
ciudad, inaugurando la plaza de San Jorge en esta nueva edición del
Festival
  Clásico de Cáceres.

 

Presentaron el viernes pasado un increíble fresco del
mundo teatral áureo y moderno, entre realista y existencial, que mantuvo muy
atento y regocijado a un numerosísimo público, que desbordó la capacidad del
graderío de la maravillosa plaza monumental: los muchísimos espectadores no
cesaron de reírse en las primeras escenas, en las que se remedaban escenas muy
cómicas, bien provistas de unas “máscaras de palo” ridiculizando a los
ricachones, en cuyas manos  estaba el  futuro laboral de las tres actrices; o cuando
llegaban a un pueblo y tenían que bailar o hacer cabriolas, aunque eso no
entrara  en el programa; por tanto la
jocosa sátira iba desde la corte madrileña, en cuyo corral de comedias se
ambienta la obra, hasta  la mísera aldea,
cuyos cazurros alcaldes explotaban a las comediantas recompensándolas con un  sustento pobretón: muy buena la parodia de
Ana Franco en la vividora Marcela y de Marisol Verde en la histriónica
Estrella.

 

             También el nutrido público cacereño se
emocionó en la segunda parte, cuando Elena de Miguel  en su dubitativo papel de Laura, bordó un
monólogo evocador de sus amores con Agustín, que ella quería revivir, como
escape a su incierto dilema laboral y sentimental. La intriga de su futuro,
provocada  por la llegada de las jóvenes
actrices al corral de comedias, les plantea una reflexión sobre cuánto tiempo
les queda de pisar las tablas y si les renovarán su incierto contrato y a costa
de qué favores sexuales. Las dos más expertas, Marcela y Estrella, agotan todos
sus recursos pedagógicos de teatro dentro del teatro, hasta que al final acaban
optimistas brindando con un “Vivan las comediantas y por una larga vida al
teatro”.

 

             La buena interpretación actoral ha estado muy
bien apoyada con una experta dirección del autor Fulgen Valares y por su eficaz
equipo técnico de luz y sonido, vestuario y escenografía,  con una interesante música original de
Mariano Lozano: todos lograron un sencillo, amable y entretenido montaje netamente
cacereño, que fue largamente ovacionado.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.